Zidane también tiene sintonía en la Copa sin la BBC

0
445
pizjuan james real madrid sevilla bbc
James Rodriguez (10) Real Madrid's player celebrates the (1,0) after scoring his team´s goal. Copa del Rey between Real Madrid vs Sevilla FC at the Santiago Bernabeu stadium in Madrid, Spain, January 4, 2017 .

Decía Sampaoli que quería presionar arriba al Real Madrid, que no saliera de su campo. Decía también que quería tener el balón. Pues quien hizo todo eso fue el Real Madrid de Zidane. Y hay que decirlo así. El francés parece que sabe de fútbol y es el amo y señor de su obra. Tiene una plantilla y la utiliza, mima y dosifica. Sus apuestas, y ya van muchas en un año, le salen todas más que bien. Decidió dejar en la grada a Cristiano Ronaldo y darle una oportunidad a James.

Muchos pensaban, pensábamos porque yo estaba en esta onda, que de descansar el luso lo suyo sería que lo hiciera ante el Granada y no en la Copa ante un miura como el Sevilla. El cafetero, tras su rajada japonesa, respondió al envite del técnico con un golazo a los 10 minutos en un disparo con una rosca ajustada y envenenada al palo derecho de Sergio Rico. El tanto nació de esa presión realizada por los blancos en territorio hostil. Casemiro le arrebató el balón a su homólogo Nzonzi en la zona del mediocentro sevillista. Hasta allí, tan lejos, se fue el brasileño a presionar. Además del gol al colombiano se le vio luchador.

El primer tiempo fue un monólogo blanco, tanto en el apartado defensivo como ofensivo. Al descanso pudieron llegar con más de los tres goles que marcaron. Obras de arte como la volea de Marcelo tras un gran taconazo de Modric a James que puso un balón telemétrico en el pie al lateral. O una tijereta anterior del croata.

 

El Sevilla perdonó

En el apartado defensivo, además del trabajo de todo el equipo, estuvo sobresaliente Casilla. El meta abortó dos grandes ocasiones de los palanganas. A Correa le desbarató una con el pie a la media hora. Algo ayudó que luego el rebote Iborra lo mandó fuera a puerta vacía. Minutos después era Vitolo el que se topaba con el tarraconense.

En estas acciones debe fijarse más el Sevilla que en la calamitosa actuación de Mateu Lahoz. Es cierto que el tercer tanto vino fruto de un regalo del colegiado en una acción dominó en la que James empujó a Mariano que derribó a Modric. El penalti, que supuso el 3-0, es cierto que ha finiquitado la eliminatoria. Pero sin los dos clamorosos fallos de Correa-Iborra y Vitolo el partido hubiera estado igualado a dos tantos. Tal vez demasiado premio para un Sevilla que estuvo lejos del equipo que se esperaba.

Los de Sampaoli coleccionaron más errores. Como el segundo gol, obra de un Varane que remató a placer en solitario en la frontal del área pequeña un córner. Dejar libre de marcaje a un cabeceador como el francés es un regalo que nadie desprecia en estas fechas navideñas.

 

Minutos también para Danilo y Mariano

La segunda parte fue a título de inventario. Los sevillistas no inquietaron a Casilla y los blancos bajaron el pistón. Si no cayeron más goles fue por el día desatinado de Morata, muy trabajador -como todos- pero fallón en el área. Desperdició dos grandes ocasiones, una en cada parte. Zidane siguió dando minutos a sus chicos dando entrada a Isco, Danilo y Mariano. Al lateral le colocó por delante de Carvajal en una muestra más de la diversidad táctica que busca el técnico.

El Real Madrid ha empezado el año con más fuerza si cabe que como lo acabó 2016. Sin duda el mejor partido, sobre todo la primera parte, de esta temporada en el Bernabéu. Los rivales ya no saben si es mejor tener o no enfrente a la BBC.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here