Mariano se lució y Zidane se reencarnó en el brindis copero antes del Clásico

0
30
mariano enzo zidane

30 de noviembre de 2016. El día que Enzo Zidane debutó con el primer equipo del Real Madrid y marcó su primer gol. Ante la atenta mirada, conscientemente inexpresiva, de su padre. Lo firmó tras hacer un amago estilo paterno y después, unos cuantos minutos, de intentar una ruleta ‘made in Zinedine’. Fue uno de los seis goles que el cuadro madridista marcó a la Cultural Leonesa en el encuentro de vuelta de los 1/16 de final. Clasificación al canto. Zidane se reencarnó en su vástago y el equipo madrileño avanzó de ronda. Pero injusto sería resaltar únicamente a Enzo. Mariano se reivindicó anotando…. tres goles, Tejero cumplió en su banda, Odegar no dejó de intentarlo, Yañez debutó dejando la meta impoluta…

Para la asequible cita copera, Zidane se decidió por dar descanso a varios pesos pesados pensando en el partidazo del Camp Nou. En la lista de 16, en la competición del K.O. caben dos menos,  no estaban Cristiano Ronaldo, Keylor Navas, Benzema, Sergio Ramos , Marcelo o Modric. El 1-7 de la ida en León le permitía al técnico francés mantener a resguardo a varias de sus piezas más preciadas y salvaguardar el once para un Clásico que podría ser casi definitivo.

Pero en el Bernabéu sí que estaban los principales jugadores de Rubén de la Barrera, entrenador de la Cultural, y que hicieron su particular tour por el Bernabéu. Fotos del estadio, videos en redes sociales, intercambio de camisetas… Lo de remontar la eliminatoria, a pesar del lema que adorna su club ‘la ilusión que nos une’, estaba totalmente descartado. Eso sí, que nadie quite ni un ápice de mérito al cuadro leones que manda con autoridad en el Grupo I de Segunda B. Aventaja con 8 puntos al segundo clasificado, el Racing de Santander. Varias jugadas de mérito y un golazo de Yeray, emulando a Cristiano, argumentos suficientes para mostrar respeto por el equipo leonés.

 

Zidane se entretuvo en el laboratorio

El encuentro servía como laboratorio de pruebas a Zidane. Por un lado, para testar a esos jóvenes de crianza de la ‘Fábrica’ blanca y, por otro, para ver cuál era el estado de un jugador que regresaba tras mucho tiempo fuera de combate, Casemiro. El brasileño, golpeado anímicamente por la tragedia del Chapecoense, volvía a los terrenos de juego tras lesionarse el 18 de septiembre en Cornellá. Inició el partido y lo hizo enchufado. Un elevadísimo tanto por ciento de las faltas cometidas por el Madrid tenían su sello. ¿Jugará en el Clásico? ¿Precipitado? El técnico francés tiene la última palabra.

Y en cuanto a la fábrica, todo positivo. Mariano, trigoleador, Odegar, Tejero, Zidane y Yáñez (entró en el segundo acto para ponerse bajo los palos) demostraron que los que vienen por detrás tienen muchas ganas. Ganas de ser importantes y discutir a los mayores su privilegiado estatus. Zidane se reencarnó en su hijo pero Mariano mostró maneras y muchos goles. El dominicano volvió a demostrar su competitividad y hambre.  Todo positivo, muy positivo, antes de afrontar el Clásico más decisivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here