En Turín, obra maestra de CR7, con su chilena, y de Zidane, en la pizarra

0
396
Obra maestra Cristiano Ronaldo
@realmadrid

Una obra maestra por partida doble. Zidane, en la pizarra. Zizou preparó, planteó y leyó el partido de Turín con acierto. Sobresaliente. El que siga fustigándole y etiquetándole de alineador que rebobine hacia adelante y hacia atrás este partido. Toda una lección desde la pizarra. Con el once que alineó y con su política de cambios. Impoluto. Perfecto. Y en el verde, una obra maestra. La de Cristiano Ronaldo.

El luso venía persiguiendo un gol de chilena. Mira que lo ha intentado en varias ocasiones, pero sin éxito. En Turín logró esa diana soñada. Espectacular, limpia, imperial. Movimiento sincronizado y preciso. En el minuto 63 todo el estadio turinés se rindió a Cristiano. Aplausos por su golazo. Por su obra maestra. Se elevó casi dos metros para conectar de chilena. Su gol 469. Por fin anotó su gol soñado. Y encima a un portero de leyenda: Buffon. Y en un partido trascendental. Ida de los cuartos de final de la Champions League.

Un tanto que él fabricó. Recuperó el balón en la presión, le dio  el pase de la muerte a Lucas Vázquez, cuyo disparo lo repelió Buffon. Luego, acabó rematando con una chilena perfecta el pase templado, medido y mágico de Dani Carvajal.

La obra maestra se inicia en el minuto dos

Zizou apostó por el once de Cardiff. Isco fue finalmente el undécimo hombre. Y el malagueño quiso corresponder a su elección asistiendo a Cristiano Ronaldo en el 0-1. Solo dos minutos. El luso sigue fiel a su cita con el gol en esta edición de la Champions League. Noveno partido consecutivo en el que marca.

El partido se puso de cara para los blancos. A la contra podía hacerle un traje a La Vecchia Signora. Pero no fue así. La diana espoleó a una Juventus que presionó, buscó la igualada.  Al Real Madrid, con espacios, le costó meter de nuevo la cuchara. El equipo bianconero hizo sufrir al cuadro blanco. Se llegó al descanso con 0-1. Aunque un disparo de Kroos se estampó en el travesaño.

Dybala tuvo el 1-1 en el lanzamiento de una falta. El balón se fue a córner por milímetros tras tocar en la barrera. El argentino, que no paró de tirarse, provocó la falta y una amarilla injusta a Sergio Ramos. Luego, el delantero de la Juve fue expulsado por una patada al estómago de Dani Carvajal.

El Real Madrid ya ganaba 0-2. Por la obra maestra de Cristiano. El luso participó en el jugadón del 0-3 que anotó Marcelo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here