Tres torpedos de Muller hunden el sueño de la final

0
93
Bayern-RMA 76 Torpedo Muller
Bayern-RMA 76 Torpedo Muller

El principio de la gran rivalidad entre Real Madrid empezó de forma explosiva. No podía ser de otra manera cuando se enfrentaban ocho de las 20 Copas de Europa hasta el momento. Las del Real Madrid (6) y las 2 del Bayern de Múnich del torpedo Muller. Para ponernos un poco en situación. Habían pasado ya diez años de la Copa de Europa de los ye-yés. Desde entonces los blancos solo habíamos alcanzado dos veces las semifinales del torneo, cayendo ante el Manchester United (1968) y el Ajax (1973). Entre medias se había perdido la final de la Recopa del 71 ante el Chelsea. Además, desde la eliminación ante el equipo de Cruyff no habíamos vuelto a pisar nuestra competición.

Pero la Copa de Europa 75-76 estaba siendo apoteósica. Habíamos eliminado con autoridad al Dinamo de Bucarest, remontado de forma gloriosa ante el Derby County (4-1 perdimos en Inglaterra  y 5-1 en la prórroga en el Bernabéu) y en cuartos nos habíamos deshecho del equipo del momento: el Borussia Monchengladbach (campeones de la Bundesliga y de la UEFA en 1975 y campeón alemán en el 76). Las semifinales nos cruzó con el Bayern (doble campeón de la Copa de Europa). La otra eliminatoria cruzaba al PSV con el Saint Etienne. Como siempre, según muchos, nos había tocado el fácil.

La ida se disputa en el Bernabéu. Miljanic no puede alinear ni a Pirri ni a Breitner, lo que equivale a perder corazón, potencia, fuerza, alma. El Bayern dibuja en el césped un 4-4-2 ya que baja al medio del campo al extremo Rummenigge e incluso en ocasiones a Hoeness en una clara señal de respeto al rival. En frente los blancos juegan con dos arietes y Amancio alternando las bandas.

 

Roberto da esperanzasRoberto ensangrentado Bayern

La eliminatoria se pone de cara cuando Roberto Martínez aprovecha un pase en profundidad de Netzer y la indecisión en el corte de la defensa bávara. Los blancos dominaron en la primera parte, sobre todo hasta la media hora cuando sufren la baja de Velázquez. Cuando más cerca se estuvo de marcar el segundo gol, cuando Roberto estrelló contra Maier una clara ocasión, llegó el empate por obra de Torpedo Muller en la contra inmediata. En segundos se pasó del 2-0 al empate a uno.

En la segunda parte, al cuarto de hora, Roberto Martínez se rompe el tabique nasal. Pipi Calzaslargas, como se le conocía, estaba jugando uno de los mejores partidos de blanco. Otra baja más para Miljanic, y con el Madrid un poco desnortado en el que solo destacaban las subidas de Camacho. El Bayern daba por bueno el empate y no se estiraba. Los ataques blancos dieron al menos para que casi en el último minuto Santillana sufriera un agarrón en el área que no quiso ver el árbitro Linemayer. La posterior agresión al colegiado por un aficionado al final del partido es parte de nuestra historia negra.

 

En la vuelta, poco que hacer

Dos semanas después se celebró la vuelta. El campo era un clamor cada vez que entraban en acción los dos germanos del Madrid, sobre todo Breitner, exmuniqués. Miljanic recuperó a Breitner y Pirri, pero no a Velázquez y Roberto. Al menos sirvió para devolver a Del Bosque al centro del campo. Precisamente en los pies de Vicente estuvo la primera ocasión del partido. La verdad es que aunque el Bayern era más vertical, los primeros minutos fueron blancos.

Pero tener un killer en el equipo como Muller es un tesoro. Así, en el minuto 9 le llegó un balón a la media luna que de un zurdazo embolsó en la puerta de Miguel Ángel. El control del partido pasó a los locales. Al Madrid le duraba poco la pelota y no tenía peligro. El Bayern era lo contrario, cada vez se aproximaba con más riesgo. Muller desaprovechó antes de la media hora una clara ocasión al írsele largo un control. Unos minutos después, en cambio, no perdonó desde la frontal del área en un remate a la media vuelta.

 

Sin noticias del Madrid

Pese a estar tan abajo en la eliminatoria el Madrid desapareció. Sólo había noticias blancas cuando Guerini caía en fuera de juego, alguno dudoso como uno en la segunda parte que además fue premiado, por seguir la jugada, con una lesión para Santillana (lo que obligó a Miljanic a adelantar a Pirri como única solución), o por un fallo de Maier en una salida. Si alguien mereció algún gol más fue el Bayern. Afortunadamente no llegó, en parte por el buen hacer de Miguel Ángel.

Lo que sí llegó, en las postrimerías del partido, fue la expulsión de Amancio por doble tarjeta, la segunda por desplazar el balón, una tontería para un veterano de 37 años que se retiraba. Una lástima que el último partido del Brujo en Europa acabara así.

 

Alineaciones

Ida, 31 de marzo de 1976. Real Madrid-Bayern Múnich 1-1

REAL MADRID: Miguel Ángel; Sol, Benito, Del Bosque, Camacho; Velázquez (Vitoria 35), Netzer, Rubiñán; Amancio, Santillana y Roberto Martínez (Guerini 64). Entrenador: Miljan Miljanic.

BAYERN MÚNICH: Maier; Hansen, Schwarzenbeck, Beckenbauer, Horsmann; Kapellmann, Durnberger, Roth, Rummenigge; Hoeness y Muller. Entrenador: Dettmar Cramer.

ESTADIO: Santiago Bernabéu. Casi lleno (100.000 espectadores)
ÁRBITRO: Erich Linemayer (Austria). No mostró tarjetas.
GOLES: 1-0 (8) Roberto Martínez. 1-1 (42) Muller.

 

Vuelta, 14 de abril de 1976. Bayern Múnich-Real Madrid 2-0

BAYERN MÚNICH: Maier; Hansen, Schwarzenbeck, Beckenbauer, Horsmann; Roth, Durnberger, Kapellmann; Rummenigge, Muller y Hoeness. Entrenador: Dettmar Cramer.

REAL MADRID: Miguel Ángel; Sol, Pirri, Benito, Camacho; Breitner, Netzer, Del Bosque; Amancio, Santillana (José Luis 68) y Guerini.  Entrenador: Miljan Miljanic.

ESTADIO: Olímpico. Lleno (80.000 espectadores)
ÁRBITRO: Clive Thomas (Gales). Expulsó a Amancio por doble amarilla en el 89.
GOLES: 1-0 (9) Muller. 2-0 (31) Muller.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here