Pase con un resultado corto para la avalancha de juego

0
872
real madrid bayern semifinalesa guti

Por tercera temporada consecutiva volvían a cruzarse los caminos de españoles y alemanes. En las dos anteriores, ambas en semifinales, quien había pasado se había proclamado campeón. En 2002 el cruce se produjo en cuartos, con la ida en Alemania ya que el Bayern había sido segundo de su grupo de octavos de final (por entonces había dos fases de liguillas). Tanto en la ida como en la vuelta el Madrid jugó mejor que los bávaros. En el segundo partido se vivió una avalancha de juego blanco.

De inicio, el primer partido, en la capital bávara, no podía ser igual al de la campaña anterior que dirimió la vuelta. El Madrid se había reforzado con Zidane (aunque Figo no pudo jugar la ida) y Del Bosque había apostado en la portería por César en detrimento de Casillas. El técnico blanco además fortaleceió las bandas con la alineación de Geremi por delante de Míchel Salgado, dejando solo a Raúl en punta.

A los 10 minutos el panorama se puso franco para el Madrid. Por primera vez tras siete visitas al Olímpico los blancos se ponían por delante. Geremi sorprendió a Kahn con un zurdazo desde la frontal del área. Afortunadamente al meta alemán le fallaron sus manos de hierro. El Bayern era un equipo desconocido, sin punch. El Madrid gobernaba el partido sin agobios en defensa pero sin probar a Kahn, algo que tampoco ocurriría tras el descanso. César, por su parte, solo tuvo que intervenir en un tiro a la media vuelta de Elber.

 

Dos mazazos del Bayern

Los alemanes empezaron a despertar cuando el brasileño estrelló un balón en el larguero. Luego Hitzfeld apostó por la ofensiva con la entrada conjunta de Salihadmidzic y Pizarro. El primero provocó un penalti, en el que buscó el pie de Pavón, luego parado por César a Effenberg en el 72. El Madrid cedió terreno y con ello sus posibilidades. Los alemanes tiraron de orgullo y en los últimos minutos lograron dos tantos. En el primero Elber, dentro del área, controló con el pecho de espaldas y cedió un balón de oro a Effenberg, que no perdonó. César evitó el segundo tanto en un cabezazo de Elber, pero minutos después, un balón largo se convirtió en un tuya-mía de cabeza entre Pizarro y el brasileño que certificó la remontada muniquesa (2-1). Pese a un Bayern ramplón, tocaba remontar en el Bernabéu.

En la vuelta, jugada bajo una fina lluvia, sí estuvieron Figo y Morientes de inicio. El Madrid salió, como no podía ser de otra manera, achuchando. El primer aviso lo dio Solari con un pase al área pequeña al que no llegaron ni Morientes ni Raúl. No se habían completado los 10 minutos cuando el Moro tuvo otras dos opciones: un cabezazo que se le fue alto y un pase lateral de Figo al que no llegó. El Madrid era una avalancha de juego rápido y vertical que no cejó en toda la primera parte. Hasta Figo intentó un gol olímpico. El Bayern bastante tenía con defenderse. Su mayor peligro fue una acción de Elber al que Figo le quitó la pelota cuando iba a rematar.

 

Gran Madrid, pobre Bayern

En la segunda parte la presión no decreció. Zidane se topó con la cruceta del arco de Kahn. Antes y después, la zaga muniquesa se tenía que multiplicar para detener el vendaval mientras empezaba a perder tiempo. Y el gol llegó porque tenía que llegar. Después de una hora de asedio. Zidane remató desde la frontal, el balón dio en un defensa y salió rebotado a la izquierda. Lo recogió Roberto Carlos y lo puso dentro del área puso el balón raso al área pequeña y Helguera entró con todo.

El Madrid no varió el plan, siguió intentando jugar en campo del Bayern, aunque los alemanes solo fueron capaz de dar un susto con un remate de Elber. El Madrid alejó cualquier peligro cuando Guti llegó desde atrás para coronar una gran jugada de Raúl. El premio, el Barcelona, esperaba en semifinales (se había sorteado con los cuartos. Después llegó Hampden Park, Zidane, la Novena.

 

Alineaciones

Ida, 2 de abril de 2002. Bayern Múnich-Real Madrid (2-1).

BAYERN MÚNICH: Kahn; Sagnol (Salihamidzic 63), Kuffour, Robert Kovac, Lizarazu; Hargreaves, Jeremies (Nico Kovac 83), Effenberg, Paulo Sergio (Pizarro 63); Elber y Santa Cruz. Entrenador: Ottmar Hitzfeld.

REAL MADRID: César; Míchel Salgado, Hierro, Pavón, Roberto Carlos; Geremi (Flavio 83), Makelele, Helguera, Zidane, Solari (McManaman 76); y Raúl.

ESTADIO: Olímpico. 60.000
ÁRBITRO: Hugh Dallas (Escocia). Tarjetas a Helguera, Nico Kovac (se pierde la vuelta), Elber y Sagnol.
GOLES: 0-1 (11) Geremi. 1-1 (82) Effenberg. 2-1 (88) Pizarro.

 

Vuelta, 10 de abril de 2002. Real Madrid-Bayern Múnich (2-0)

REAL MADRID: César; Míchel Salgado, Helguera, Hierro, Roberto Carlos; Figo (Geremi 90), Makelele, Zidane, Solari; Raúl y Morientes (Guti 81). Entrenador: Vicente del Bosque.

BAYERN MÚNICH: Kahn; Kuffour (Pizarro 74), Linke, Robert Kovac, Lizarazu; Salihmidzic, Hargreaves, Effenberg, Jeremies (Fink 84); Elber y Santa Cruz. Entrenador: Ottmar Hitzfeld.

ESTADIO: Santiago Bernabéu. 75.000
ÁRBITRO: Stefano Braschi (Italia). Roja directa a Salihamidzic en el descuento de la segunda parte. Amarillas a Hierro, Figo (se pierde el siguiente partido), Solari, Effenberg y Jeremies.
GOLES: 1-0 (69) Helguera. 2-0 (85) Guti.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here