Panucci, catenaccio para conquistar la ‘Séptima’

0
231
christian panucci

Christian Panucci tiene el gran honor de ser el primer jugador italiano que jugó en el Real Madrid. Y eso es algo que nadie le puede quitar. Llegó en el mercado de invierno del año 1996 de la mano de Fabio Capello y firmó por cinco años, aunque finalmente solo permaneció tres en la capital de España. Tres temporadas en las que consiguió una Liga, una Supercopa, una Champions y una Intercontinental. Y aunque los refuerzos de invierno tienen fama de hacerse con prisas, Panucci es una muestra de que con el frío también se acierta.

Nació en Savona, ciudad de la región de Liguria a unos sesenta kilómetros de Génova. Desde muy pronto tuvo claro que quería dedicarse al fútbol. Se formó en las categorías inferiores del Génova y hasta dar el salto definitivo al primer equipo estuvo trabajando en una gasolinera. Jugando ya en la Serie A su buen rendimiento activaron el radar de los equipos más grandes. Y es así como el todopoderoso Milan de entonces ficha a Panucci.

Panucci, el primer italiano

Tres temporadas en el club rojinegro que consagraron a Panucci como futbolista, además de hacerle llenar una vitrina de títulos. Dos Serie A, dos Supercopas de Italia, una Champions y una Supercopa de Europa, con tan solo 23 años. Todos estos títulos los compartió también con Fabio Capello, que desde el año 1991 fue entrenador del Milan. En 1996 el entrenador italiano ficharía por el Real Madrid y, tras un principio de temporada bueno en cuanto a resultados pero no en el juego, Panucci llega al equipo blanco como regalo de Navidad y se convierte en el primer italiano en vestir esa camiseta.

El más que aprobado estilo de Panucci para su entrenador, lo convierten en titular indiscutible desde su llegada. A pesar de ganar esa temporada la Liga por delante del Barcelona, la mala relación entre Capello y el expresidente del Real Madrid Lorenzo Sanz, hace que el entrenador vuelva a Italia para dirigir de nuevo al Milan al año siguiente. Sin embargo Panucci se quedó en el equipo y, sin duda tomó la decisión acertada.

La Séptima Copa de Europa

La marcha de Capello, al contrario de lo que podía imaginarse, no afectó a Panucci al menos en lo deportivo. El lateral derecho siguió siendo importante formando la defensa junto con tres gigantes madridistas. Roberto Carlos, Sanchís y Hierro acompañaban al italiano en la línea más retrasada del equipo. La temporada empezó con el Real Madrid levantando la Supercopa de España el 23 de agosto tras ganar a doble partido al FC Barcelona. Y cumpliendo con el refrán de lo que bien empieza bien acaba, el miércoles 20 de mayo de 1998 en Ámsterdam, el Real Madrid volvería a conquistar la Champions después de 32 años.

Al año siguiente el carácter del italiano provocó algunos problemas dentro del vestuario y con la afición. Ninguno fue demasiado importante y Panucci, además de seguir jugando con regularidad, supo pedir disculpas cuando tuvo alguna salida de tono. Una temporada más en el Real Madrid, en la que consiguió una Copa Intercontinental, tras la que vuelve otra vez a jugar en Italia.

Inestabilidad y raíces en Roma

Tras su marcha del Madrid Panucci va a pasar por varios equipos hasta encontrar de nuevo estabilidad en la Roma. Primero llega otra vez a Milán, pero ahora para jugar con el Inter. Solo un año más tarde en calidad de cedido se iría a jugar a Inglaterra con el Chelsea. Allí no llegó a integrarse demasiado bien y jugó muy pocos partidos. Así que una vez más para la siguiente temporada se marcha a otro equipo. Esta vez tras Italia, España e Inglaterra, prueba suerte en Francia. En la Ligue 1 juega con el Mónaco, pero aún menos que en su temporada en Inglaterra. Su media de goles sin embargo fue la más alta de su carrera. Jugó ocho partidos y marcó tres goles.

Por fin en el año 2001 Panucci encontró en Roma un lugar donde se sentía cómodo y, eso le devolvió la confianza. Pero no fue casualidad. Otra vez fue Fabio Capello el que apostó por el jugador, pues este llevaba desde 1999 en el banquillo romano. Aunque Capello se marchó del club en el 2004, Panucci permaneció siete temporadas en las que ganó dos Copas y una Supercopa de Italia.

Retirada y nueva etapa

En su última temporada en Roma no asumió bien el no ser un fijo en las alineaciones y, de nuevo su carácter hizo que hubiera algunos roces con su entrenador y con sus compañeros. Pero como siempre a Panucci no le costaba renococer su error. Sin embargo ese mismo año su contrato finalizaba y, al no renovar, decidió jugar con el recién ascendido Parma. Era 2008 y Panucci tenía 36 años.

Aún sintiéndose en forma, decidió terminar su contrato con el Parma por razones personales al cabo de un año. En agosto de 2010 cuelga las botas y anuncia su retirada. Poco después pasa a ser comentarista en el canal Sky Italia y, en 2012 estuvo como director deportivo del Palermo. Esta última aventura no duró demasiado ya que Panucci no estaba de acuerdo con la forma que tenían de hacer las cosas en el club.

Panucci como entrenador

Y de nuevo vuelve a cruzarse con Capello. Sin duda una de las persona más importantes, al menos en lo futbolístico, en la vida de Panucci. Tras haber sido el entrenador de la selección de Inglaterra para el Mundial 2010, Capello dimite en febrero de 2012 por desacuerdos con la Asociación de Fútbol de Inglaterra y, cinco meses después anuncia que ocupará los banquillos de la selección de Rusia. Es entonces cuando se pone en contacto con Panucci y le ofrece el puesto de adjunto en la selección rusa. De esta manera estuvo presente el exjugador madridista en el Mundial 2014 y tras este, por problemas con la Federación Rusa de Fútbol, no fue renovado.

En el año 2015 Panucci empezó su andadura en solitario como entrenador del AS Livorno de la Serie B. Un buen final de campaña mantuvo al equipo al borde de los puestos de ascenso, pero tras una serie de malos resultados fue destituido. Este último verano se anunció su fichaje para entrenar al Ternana, pero debido a la mala relación con los dirigentes de la entidad, Panucci ni siquiera llego a empezar la temporada.

Con la selección italiana

Con la selección sub-21 ganó las Eurocopas de 1994 y 1996, pero su fuerte carácter también le ha impedido aparecer siempre en las convocatorias de la selección absoluta. Problemas con Arrigo Sachi y falta de confianza por parte de Cesare Maldini y Dino Doff impidieron que no disputara una competición oficial hasta el Mundial de 2002. También formó parte de las plantillas que disputaron las Eurocopas de 2004 y 2008. Marcello Lippi le dejó fuera en el Mundial que ganó Italia en el año 2006.

Uno de los grandes momentos de Christian Panucci con la selección fue el gol que marcó en el descuento contra Escocia, que le daba a Italia la clasificación para la Eurocopa 2008.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here