Mayoral y Bale responden a la confianza de Zizou

1
643
Mayoral y Bale responden a la confianza de Zidane
Twitter

Muchos esperaban enterrar en Anoeta al Real Madrid. Con importantes bajas, ante un rival que había empezado de forma inmaculada la Liga, se frotaban algunos las manos con descabalgar a los blancos en la cuarta jornada de Liga. Pero los chicos de Zidane contestaron con la jerarquía que otorga ser el campeón de Liga. Estuvieron casi perfectos tanto en el banquillo como en el campo. En especial, y para que nada faltara, fueron los más contestados por los buscacrisis los que pusieron la guinda a la victoria por 1-3 ante la Real SociedadBorja Mayoral y Bale recibieron la confianza de Zidane y ellos respondieron al míster.

Zidane hizo fácil lo más difícil de hacer: apostó por la naturalidad de alinear a un nueve nato en el centro del ataque su 4-3-3. Fue su forma de decir que hace una semana se equivocó al hacer la convocaoria cuando dejó a Borja Mayoral en la grada y no en el banquillo ante el Levante para el evento que ocurrió: suplir a Benzema. Así además, podía situar a Bale en la banda derecha, lugar donde explota su velocidad y traza diagonales hacia el interior. En el otro costado Asensio, muy participativo en todo el partido.

Lo primero que hizo el Madrid fue quitarle la pelota a la Real. Como cualquier equipo construido entorno al esférico, los donostiarras sufrieron sin ella. Carvajal y Theo, sobre todo el primero, empezaron a llegar a la línea de fondo y crear peligro. Aunque fue una buena acción del segundo la que más cerca estuvo de acabar en gol. Theo sirvió a Asensio, pero a este le taponaron el disparo.

 

Instinto depredador de Borja

En el minuto 19 el dominio blanco cristalizó en el marcador. Fue una jugada embarullada, en la que Sergio Ramos planificaba una nueva chilena mientras le agarraban, o lo que es lo mismo, le estaban haciendo penalti. Pero Borja Mayoral tiró de instinto goleador y remató con lo primero que pilló. O sea, con un doble toque de espinillera y empeine al que Rulli no pudo contestar.

La Real tomó el mando del partido, sobre todo con Odriozola entrando por la banda de Theo, aunque la acción más clara fue en un pase en profundidad de Illarramendi al que Canales no llegó por poco, pero que abrió en canal el eje de la defensa. Minutos después, en el 29, la enésima penetración del lateral diestro realista la culminó su homólogo de la izquierda con la involuntaria ayuda de Keylor Navas.

 

Clímax del partido: del 2-1 al 1-2

Pasada la media hora llegó el clímax del partido. Una acción idéntica al gol realista acabó en el travesaño. El Madrid montó una contra en el despeje cuando Mayoral le ganó el combate aéreo a Llorente en la medular. A partir de ahí el de Parla se fabricó un jugadón en el que retrató en dos ocasiones a Elustondo. Además, en el último momento Borja demostró visión de juego pues su última decisión fue intentar dar un pase a Asensio que terminó con Kevin batiendo a su portero.

En la segunda parte la Real salió más decidida a igualar la contienda, cosa que el Madrid aprovechó para procurar cerrar el partido. No lo consiguió Mayoral en una doble ocasión en el minuto seis de la reanudación. Era la confirmación de que la sorpresa de Zidane había robado sobre el césped los titulares a sus compañeros. Eusebio dio un paso más y empezó a meter artillería con Vela por Canales.

Pasado el cuarto de hora llegó el momento Bale, el que todos estaban esperando. Fue en su mejor y más espectacular suerte en la que el galés se reivindicó. Pase largo y magistral de Isco desde la zaga para que el expreso de galés entrara en ebullición para evaporizar la oposición de su par (Kevin) y acabar con un toque de seda ante Rulli.

 

Once partidos ganando fuera

El Madrid firmó un récord histórico de victorias consecutivas a domicilio en la Liga (11). Y también igualó el récord mundial del Santos (73 partidos marcando). Intentó sacar más brillo a la victoria, pero Theo se cayó en una contra y Lucas Vázquez tampoco estuvo afortunado. Marcó un gol, obra de Asensio, pero Bale, en fuera de juego, obstaculizó al rival que perseguía a Marco e Iglesias Villanueva no dio validez al tanto.

La última acción del partido fue otra obra de arte, aunque en su apartado defensivo. Varane le demostró a Juanmi que hay que ser clon de Bale para ganarle un duelo de potencia y velocidad. Menos mal que ambos son compañeros.

El Madrid pasó con nota alta el examen en el que muchos querían darle por suspendido el curso. Y logró algo más, que la conexión plantilla-míster se elevara. El técnico tiene confianza en sus jugadores y ellos responden. Además, esto no ha hecho más que comenzar. Faltan 34 jornadas y más suerte con los percances. Theo se lastimó el hombro derecho y puede ser la peor noticia para el equipo. Que no sea nada.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here