Marcelo, una década de alegría en la banda izquierda

0
87
marcelo decada alegria
Real Madrid defender Marcelo celebrates his goal in the first half of an International Champions Cup soccer match against Chelsea, Saturday, July 30, 2016, in Ann Arbor, Mich.

Hoy 7 de enero de 2017 se cumplen diez años del debut de Marcelo con la camiseta blanca. Una década después no se concibe al Real Madrid sin el alegre brasileño en el costal izquierdo. El ahora segundo capitán del equipo ha sido el mejor fichaje de invierno del Real Madrid y una de sus inversiones más rentables.

A mediados de noviembre de 2006 aterrizaba en Madrid un jovencísimo carioca de 18 años. Marcelo Vieira da Silva Junior era el primero de los refuerzos de aquel invierno en el que también llegaron Higuaín y Gago. Todo su bagaje, por el que se pagaron 7 millones de euros, era 30 partidos de la Liga brasileña, 7 de la Copa y 3 de la Copa Sudamericana con el Fluminense. Eso sí, llegaba un subcampeón del mundo sub 17 en 2005 además de un reciente internacional absoluto con Brasil. Hace una década, el Madrid fichaba alegría para la banda izquierda. Un alocado lateral, pero un diamante en bruto con tiempo para pulir y convertir en el heredero de Roberto Carlos.

Su tarjeta de presentación en la Canarinha, el 5 de septiembre de 2006 en un partido disputado en Londres contra Gales, fue anotar el primer gol del partido. Pudo incluso marcar otro más. Curiosamente en el lateral izquierdo del equipo rival jugaba otro chico de 17 años llamado Gareth Bale que por entonces militaba en el Southampton (Segunda división inglesa).

Ramón Calderón le fichó por esa media temporada y seis más. En su presentación, el 15 de noviembre, el entonces mandatario blanco le denominó el “sustituto de Roberto Carlos“. Esta operación relevo se pretendía que fuera una transición tranquila y natural… Pero el titular de la banda izquierda por entonces anunció en marzo de 2007 que abandonaría el club en verano.

 

Lesión de Roberto Carlos y debut

En la primera ocasión que hubo tras la apertura del mercado de invierno debutó. No estaba previsto, aunque Capello estaba encantado con el jugador, al que destacaba como de los mejores en los entrenamientos desde que llegó. Una lesión de Roberto Carlos poco antes de viajar a La Coruña le abrió la posibilidad. Se barajaba su titularidad. En el momento de la verdad el técnico italiano prefirió en Riazor a Sergio Ramos como lateral zurdo de salida.

El partido empezó torcido con un gol tempranero de Arizmendi y la lesión de Guti a los 12 minutos (sustituido por Beckham). Se terminó complicar de la segunda parte con un gol de Cristian en el 55. Un minuto después Capello hacía un doble cambio. Metía a Ronaldo y a Marcelo, lo que permitió trasladar a Sergio Ramos a la banda derecha. El partido acabó con derrota y el lateral no volvió a jugar hasta más de un mes después. Su primera temporada se cerró con sólo seis partidos en el equipo y 84 minutos disputados antes de jugar uno como titular, el último que disputó, además completo, aquel año ante el Racing en la jornada 30. Celebró su primer título, la Liga, aunque él sólo ganó un partido (ante el Gimnástic).

A pesar de que siempre en esta década ha sido titular, sus primeras temporadas fueron sospechosas por sus abandonos de las tareas defensivas. Todo cambió con Pellegrini y luego con Mourinho. El técnico portugués, en un principio no estaba convencido con el jugador. Pero este creció en agresividad defensiva, algo que siempre agradeció públicamente el zaguero. De todas formas, en la 11-12 el técnico luso fichó a Coentrao, pero el brasileño siguió creciendo y se ha hecho indispensable en las últimas temporadas.

 

Un Madrid más peligroso con él en el campo

En los últimos años buena parte del caudal ofensivo blanco viene por la banda izquierda. Cuando él está en el césped el equipo es más ofensivo y es el rey de su carril. Además, no pasa una campaña en la que aporte algún gol a la causa. Sin llegar al nivel que exhibía Roberto Carlos, su zurda, y también su diestra, ha soltado algún que otro cañonazo.

Se ha convertido, tras una década, en el segundo extranjero que más partidos en el Real Madrid tras Roberto Carlos, el jugador al que vino a sustituir (con lo que llevamos 20 años de propiedad brasileña en el lateral izquierdo). También está cerca de alcanzar a un tal Alfredo Di Stéfano. Este hecho y alcanzar los 400 partidos como blanco se deben producir al final de esta temporada. El segundo capitán del equipo es todo un referente en el vestuario, al que impregna con su innata alegría.

Su palmarés, trece títulos con el Real Madrid, está a dos de colarse en el top-ten de los jugadores blancos. Si nos circunscribimos sólo a los logrados en el extranjero sus dos Mundialitos, Champions y Supercopa de Europa sólo son superados por los 8 de Casillas y los 7 de Gento. Tres Ligas, dos Copas y dos Supercopas de España completan su vitrina.

Y lo bueno de todo es que Marcelo sólo tiene 28 años. Le quedan muchas historias y victorias por celebrar. Gracias por estos diez años…  y los que quedan: por los menos hasta junio de 2020.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here