El Madrid tiró de casta y el Barcelona apeló a Messi

0
65
barcelona tiro madrid messi
@carrusel

El Madrid cayó en el Bernabéu ante el Barcelona en uno de los finales de Clásico más surrealista de la historia. Para empezar, los grandes protagonistas fueron los porteros y Messi. Keylor Navas y Ter Stegen impidieron en varias ocasiones que el marcador fuera más abultado. Lo segundo es que el Madrid hizo lo más difícil. En inferioridad numérica por la expulsión de Sergio Ramos y abajo en el marcador fue capaz de empatar gracias a James. Y falló en lo más fácil. Falló en no querer traicionar el ADN del equipo, falló en querer buscar la victoria.

Pero eso no quita que no supo parar una contra del rival en el tiempo de prolongación. Es en esos momento es cuando hay que jugarse una tarjeta de cualquier color y no permitir que Sergi Roberto lleve un ataque en superioridad y tuviera todo el tiempo del mundo para buscar un socio al final de su carrera. Si ese socio es Messi lo normal es que hiciera un gol made in Messi, el que se ha visto tantas veces, golpeando con el interior ajustado al palo.

Si el Madrid gana los cinco siguientes partidos y empata el sexto seremos campeones. A partir de ahí, cualquier tropezón del Barcelona será una bocanada de aire en un final de temporada a la altura de las circunstancias: luchando por la Liga y en semifinales de la Champions. Otros solo se centrarán en la Liga. Evidentemente no cambiamos los cromos.

 

Zidane es injusto con Asensio o Isco

Zidane volvió a tirar de nombres a la hora de formar el once. Eligió a Bale por encima de Marco Asensio o Isco, los dos que opositaban por los méritos contraídos en los últimos partidos a ese puesto. Nadie discute que cuando Bale alcance su óptimo estado de forma será titular indiscutible. Pero hasta que llegue ese punto no es de recibo que pase de la enfermería al once titular y menos cuando uno se juega la Liga. En el pecado ZZ lleva la penitencia y el galés estuvo poco más de media hora sobre el césped antes de volver a romperse.

Eso sí, el Clásico arrancó con un puntapié de Umtiti a Cristiano dentro del área. Que se sepa, el reglamento no dice si una patada (o en otros casos un empujón, una mano o un agarrón) debe romper una pierna. Mientras las reglas del juego no hagan esta apreciación, Hernández Hernández se comió un penalti.

Fue un partido cíclico, con alternativas, con los dos equipos cerca de cerrar (teóricamente) el encuentro para sus intereses al hacer un segundo gol de diferencia. Sin embargo lo que llegaba al final era el empate. El Madrid fue quien abrió el marcador. El gol vino en una segunda jugada tras un córner, la zaga azulgrana se quedó reclamando un inexistente fuera de juego de Sergio Ramos, pero el de Camas se topó con el poste. Casemiro, que sí siguió la jugada remachó en el segundo palo. Messi, cinco minutos después, empató en una jugada individual. Antes del descanso, Modric puso a prueba a Ter Stegen y a Messi se le escapó un tiro por poco.

 

El Madrid empató con diez

El partido, y sobre todo en fases de la segunda parte, el partido fue un correcalles. La segunda parte empezó con par de ocasiones blancas. Ter Stegen detuvo un tiro de Kroos y luego hizo una parada de balonmano (o sea de pie y con el pie) a Benzema. Depués Keylor Navas neutralizaba un tiro de Paco Alcácer y un cabezazo de Piqué

En el 67 Cristiano desaprovechó una gran jugada de Asensio, nacida en un pase de Benzema. Al minuto siguiente era Navas el que paraba a bocajarro un tiro de Luis Suárez. En el 73 llegó un zurdazo imparable de Rakitic. Cinco después llegaba la expulsión de Sergio Ramos, bastante rigurosa. La amarilla hubiera sido suficiente, pero la espectacularidad de la entrada, frontal por otro lado, fue determinante. Keylor mantuvo vivo al Madrid en dos ocasiones ante Piqué y Messi. En el 83 salió James y fue el colombiano el que hizo la igualada a dos. Cuando había que guardar la ropa el equipo buscó la victoria y se encontró la derrota.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here