El Madrid paga con el empate no saber cerrar el derbi

0
60
pepe empate
pepe empate

Unos minutos de dimisión en el derbi le han costado al Real Madrid un empate y dos puntos que dejan sin red al equipo en la lucha por el título. Un título pendiente ya casi de una final directa con el Barcelona. Ese último cuarto de hora, que en otros partidos han servido para remontar resultados adversos, no fueron bien gestionados ni en el campo ni en el banquillo. Hasta ese momento los blancos hicieron más por llevarse la victoria, pero en partidos de este calibre, y ahora esperan unos cuantos, los detalles son los que deciden. Y en este caso los detalles cayeron del lado rojiblanco. El Madrid no cerró el partido con el segundo gol ni supo cerrar los huecos en defensa.

La primera parte acabó en tablas en el marcador. Sobre el campo, a los puntos, el Madrid fue superior, pero sin acierto ante la portería de Oblak. El balón duraba poco en poder de cada equipo, más por entregas al rival que por robos. Imperaban los fallos sobre los aciertos. Ambos conjuntos estaban escasos den profundidad. Si acaso el Madrid algo más por el perfil izquierdo, pero sin aproximarse a la línea del fondo. No había desborde de nadie. El Atlético amagaba con Carrasco; en el Madrid, con Asensio en la grada e Isco en el banquillo, ni podía.

La primera ocasión fue para nosotros en una buena acción de Cristiano, del Cristiano de los mejores tiempos, buscando el vértice izquierdo del área y desde allí soltar un latigazo ajustado al palo que resolvió solvente Oblak. El Atlético contestó con un balón lateral al que no llegó Griezmann y que Keylor despejó de puños, y con un tiro lejano de Saúl.

 

Falla Sergio y falla Griezmann 

Fue aproximarse el partido a la media hora y el Madrid empezó a carburar. Se desató la avalancha con una buena pared entre Benzema y Cristiano, pero al francés le faltó tino desde el punto de penalti con un tiro a media altura en el que Oblak anduvo rápido para levantar el guante y frustrar el gol. Minutos después fue Savic quien bajo palos salvó un tiro de Cristiano cuando el luso ya cantaba gol. La siguiente acción fue un cabezazo cruzado de Bale a servicio de Marcelo.

El mayor susto en la portería blanca llegó cerca del descanso. Los errores eran mayores que los aciertos y en el bombo el más garrafal fue uno de Sergio Ramos en un pase horizontal en la medular que cortó Griezmann. Al francés, afortunadamente, le fallaron los pulmones y decidió disparar antes de pisar el área. Su tiro, peligroso por ir cruzado y por el bote pudo ser rechazado por Navas.

 

El Madrid arranca desatado la segunda parte

Al descanso el partido solo parecía tener dos soluciones pues ninguno de los dos equipos exhibía desborde. O había un regalo irrenunciable del rival o la acción definitiva llegaba a balón parado. Y ambas cosas sucedieron. En la vuelta al terreno de juego el Madrid saltó con más decisión y no cejó hasta perforar la portería rojiblanca. A los dos minutos Cristiano se impuso en un salto a Godín pero el remate no encontró puerta. Un minuto después, y desde la banda de Carvajal, el luso saltó en el segundo palo mandando el esférico al primero. Benzema estuvo más rápido que el central uruguayo y remató a bocajarro. Oblak, un gran portero también tocado por la varita de la fortuna, paró con el pecho el remate.

En una de tantas jugadas de estrategia llegó el gol. Saúl hace una mano en el costado derecho del ataque blanco y la falta la saca Kroos. Pepe, tras un eslalon entre los zagueros atléticos, conecta un cabezazo al que no puede llegar Oblak. La diferencia entre blancos y rojiblancos era que Zidane avanzó a sus flancos (Carvajal y Marcelo) mientras entre los de Simeone no se tenía noticias ni de Juanfran ni de Filipe Luis. Tanto que Carvajal tuvo el segundo gol en sus botas en un rechace que enganchó alto dentro del área colchonera.

Pero poco a poco el Madrid fue dimitiendo del partido y entregándole el balón al Atlético. No es que el Atlético achuchara, simplemente el Madrid se fue echando atrás confiando ya en alguna contra. Pero la que llegó fue una rojiblanca que Fernando Torres, solo ante un Keylor que achicó bien, no supo definir.

 

Lesión de Pepe y hueco en la zaga

Luego llegó la lesión de Pepe tras un encontronazo con Kroos. Los blancos pidieron tímidamente un penalti de Godín sobre Bale por empujoncito del uruguayo al galés cuando iba a disparar. Luego Griezmann avisó de su clase y peligro con una bella chilena, anulada por fuera de juego, que le salió muy centrada. Zidane buscó aguantar algo más la pelota y metió a Isco, pero quitó a Kroos. Simeone metió más pulmón con Thomas por Fernando Torres.

El centro del campo pasó a ser rojiblanco, con un agujero delante de los centrales. Y por ahí se gestó el gol rojiblanco. El balón le llegó a Correa, metido entre líneas a la espalda de Modric. El rojiblanco vio bien el desmarque de Griezmann que, filtrado a la espalda de Nacho y delante de Carvajal, se adentró en el área. El principito rojiblanco no perdonó en su primera ocasión clara buscando el palo corto de Navas.

Una vez más, un guadiana del Madrid costó un gol ya sin tiempo de reacción. El Madrid sigue con su racha de marcar en todos los partidos, pero también sin poder mantener la puerta a cero. Reparto de puntos. Injusto por el juego y las ocasiones, justo por la falta de concentración.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here