El Real Madrid se ha abonado al fútbol inglés

0
55
real-madrid-futbol-ingles
real-madrid-futbol-ingles

En el fútbol inglés, los estadios vibran con los saques de esquina, o al menos se hacía cuando los jugadores eran de las Islas. Ahora, con tanto comunitario, también, que para ello la afición lo tiene impreso en su genoma. El Santiago Bernabéu parece Old Trafford, Anfield, Wembley, Ellan Road. Ha recuperado esa esencia del fútbol. Cuando hay equipos que se tiran largos meses sin conseguir fruto de esta suerte los blancos sacan oro. Y lo hacen porque Sergio Ramos es el pedrusco con más quilates. Es un caso único en el mundo.

El Deportivo se plantó bien en el Bernabéu. Logró que pasara la primera parte sin pena ni gloria, un poco mortecina salvo por un susto en cada área. Zidane apostó fuerte dejando a Cristiano y a Modric en la grada. En el banquillo sentó a sus laterales titulares e incluso Kovacic. Le dio al mando a Isco, que estuvo con mucha movilidad habilitando sobre todo a la banda derecha, más con Asensio que con un Danilo que hasta se hizo un autopenalti. Otra oportunidad perdida para el brasileño.

Quien sí aprovechó el examen fue Morata. El otro día le pidió en matrimonio a su novia en un show. No podía dejar pasar la oportunidad de celebrarlo y así se fabricó él solito el gol que abrió el marcador al poco de empezar la segunda parte. Pero está claro que este año en el Bernabéu hay que vivir emociones fuertes. El rival da lo mismo.

 

Casemiro se lía y la lía

En esta ocasión fue el Deportivo quien aprovechó un regalo de Casemiro. El que es el mejor guardaespaldas de sus compañeros se hizo un lío siendo el último hombre. Lo fácil hubiera sido, con la presión agobiante de Andode, dejarle el balón a Navas. Pero no, se complicó la vida, le robaron la cartera y Joselu definió a las mil maravillas mandando el balón a la escuadra.

No se había recuperado el Real Madrid del regalo cuando nuevamente Andone trajo el peligro. Se convirtió en un puñal por la derecha y habilitó a su compañero para que hiciera doblete. La emoción que no se había vivido durante una hora se iba a convertir en pasión desenfrenada en los últimos 25 minutos. Zidane dio entrada escalonadamente a Lucas Vázquez, Mariano y Marcelo. Sería fácil criticar ahora la decisión en la convocatoria de Zidane, pero si la plantilla del Madrid no puede en casa con un equipo de la zona baja es que algo falla. Zizou quiere tener enchufados a todos, que todos se sientan importantes y lanzó el guante a los jugadores. Unos respondieron y otros no.

Mariano fue el que salió más encendido. Peleando, desmarcándose, enfandándose con sus compañeros por no mandar más rápido a la zona de definición. Porque este chico tiene gol. Entró en funcionamiento el plan inglés: balones a la olla, en juego o en parado. De uno de los primeros llegó el empate. Como Mariano es un killer, es suficiente que el hombro sustituya a la cabeza para mandar a la red un servicio de Lucas Vázquez de una manera imparable.

ramos
Ramos volvió en el 90′.

Faltaban aún siete minutos en el descuento y ya el Bernabéu veía la victoria. Un minuto antes los ventajistas clamaban contra Zizou. Cristiano se revolvía en su palco junto a su novia. Pero llegó el descuento, llegó un córner. Kroos se fue a la esquina y colocó al primer palo un servicio tenso, de los que hacen daño. Sergio Ramos se adelantó a todos los antiaéreos deportivistas e hizo un giro con el cuello digno de manual. Imparable para Tyton. Tres puntos salvados y un viaje plácido a Japón. El Bernabéu despide el 2016 con una carta a los Reyes: que el 2017 no traiga tantos sobresaltos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here