Los contratiempos siguen acumulándose

3
363
Los contratiempos se le acumulan al Madrid, que salvó un punto con el gol de Lucas Vázquez
Twitter

Vaya por delante que, salieran los que salieran, el Real Madrid, en el Bernabéu, debe ganar, sí o sí, al Levante. Pero el equipo valenciano, gracias a su meta Raúl, se lleva un punto de nuestro coliseo. El empate a uno fue casi el menor de los contratiempos que se le empiezan a acumular a Zidane. La receta se cocina en que se sigue penando la condena de Cristiano, las rotaciones del francés (a veces tiene gatillazos), las lesiones (ha caído Benzema), la falta de puntería y ciertamente hasta el arbitraje, que pone la sal y pimienta.. y algo más, porque Marcelo fue expulsado.

El Real Madrid no encontró en esta ocasión el futbol y tampoco pudo echar mano de la puntería que en tantas ocasiones ha resuelto los problemas. Los blancos, en especial Bale, no tuvieron la mirilla centrada. Para lo demás estaba Raúl. El meta granota tuvo bastante culpable de la segunda pifia consecutiva en casa. Y para que nada faltara, hasta la madera se puso contra el Madrid. Con ella se topó Kroos en el descuento.

Zidane se ha ganado muchos alabanzas, todas sin duda merecidas, pero algún palo le debe caer cada cierto tiempo. A veces uno no entiende a los entrenadores. Con Cristiano sancionado y en casa, es raro no ver a Mayoral en el banquillo. El tercer cambio (Kovacic y no Ceballos -Modric ni estaba-) delató el fallo logístico del francés. Así, si ocurre que Benzema se lesiona, como pasó, te la tienes que jugar con un nueve que no es nueve, por mucho que en la época de Benítez se buscara que Bale fuera el ariete.

 

Bale, ni por arriba ni por abajo

El recurso puede valer para jugar a la contra, donde puede explotar su potencia. Pero en casa solo le queda su poderío aéreo y esta vez no encontró puerta. Incluso cuando quiere tirar de calidad, como cuando se quedó solo ante Raúl, busca el remate más difícil: al palo largo con su zurda y con el exterior. Si sale es una genialidad; si no, marrada una ocasión de oro. En la historia del fútbol se han dado casos de delanteros que acabaron de defensas. El de laterales que terminen como arietes no tiene mucho futuro.

Por otro lado está su invento, nunca visto por estos lares, del doble lateral. Cuando un estratega tira de este recurso suele ser buscando mayor fortaleza defensiva. Zidane lo quiere usar como arma ofensiva, como si no tuviera otras piezas a su disposición. Y no es Theo o Marcelo no tengan calidad de sobra. Pero ni uno ni otro, sobre todo el brasileño, se han visto en su carrera en esta posición. Nadie discute la enorme calidad de ambos, pero el mayor arma de un carrilero es el factor sorpresa. Desde la medular parece que les falta pista para despegar.

 

Estrategia en el saque de banda

El Madrid se vio sorprendido en el marcador bien pronto. Siempre ha sonado a sorna lo de que Benito Floro y su conferencia sobre la importancia del saque de banda en el fútbol ofensivo. Pero se mire como se mire, un gol procedente de esta guisa es un fallo defensivo de primer orden. No es escusa que los de López Muñiz lo tengan bien ensayado. Sólo es perdonable en casos como el de Raúl en la final de la Champions en 2002 ante el Bayer Leverkusen. Un gol nacido en la potencia de saque de Roberto Carlos y la ratonería del 7 blanco. Pero es imperdonable un gol como el del Levante. Un balón que llega a la esquina del área pequeña sin que lo achiquen los centrales ni el portero es de juzgado de guardia. Que Ivi le robe la cartera a Carvajal es casi ya peccata minuta. Su giro de peonza dio una vis cómica al gol.

Por último quedaría hablar de HH (Hernández Hernández). El canario ha cambiado el significado de una frase del genuino HH (Helenio Herrera). Según el genial entrenador se jugaba “mejor con diez que con once”. Con el juez canario en el campo el Madrid juega contra doce y es fácil que acabe con diez. Se le vio en los grandes y en los pequeños detalles. Hasta el final del primer tiempo no llegó una advertencia amarilla para los levantinos, luego se comió un penalti a Theo y hasta pudo, afortunadamente no lo hizo, anular el gol de Lucas Vázquez por posible falta de Sergio Ramos en el remate previo. Pero en general fue el chorreo de pequeños detalles lo que le delató. El culmen fue la expulsión de Marcelo. Hiló muy fino para ver una agresión.

El resumen final es que los dos equipos valencianos se han llevado cuatro puntos del Bernabéu y se avecina una Liga a contrapié. Nada que no tenga solución. Queda mucho campeonato y todos sabemos lo largo que es esto.

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here