Las lesiones que nos privan de Marcelo y Modric

0
71
lesiones marcelo celta de vigo
Marcelo Viera da Silva (12) Real Madrid's player. Copa del Rey between Real Madrid vs Celta de Vigo at the Santiago Bernabeu stadium in Madrid, Spain, January 18, 2017 .

La plaga de lesiones que asola al Real Madrid se ha cobrado dos nuevas víctimas. Marcelo Vieira y Luka Modric son los nuevos inquilinos de la enfermería blanca. Recurrimos a nuestros amigos de la Clínica Fisiolab. Ellos nos explican la complejidad de estas dos lesiones.

 

Marcelo: rotura muscular de grado 2 en el bíceps femoral izquierdo (1 mes de baja)


Las roturas musculares son sin duda uno de los lastres que, de no tratarse correctamente, pueden complicar la carrera profesional del futbolista ya que suelen tener un alto índice de recaída. Bien es cierto que ya se sabe mucho acerca de éste tipo de lesiones y por lo general en los equipos de alto nivel tienen protocolos muy bien estudiados para que no exista recaída.

En condiciones normales, si la rotura no se ha producido de manera traumática (por un golpe o una caída,) el origen suele estar asociado a fatiga muscular que no permite que el músculo se contraiga de manera ordenada en situaciones de máximo estrés.

Recuperación y tratamiento

A pesar de lo que se suele leer en prensa deportiva, el tejido muscular tiene muy poca capacidad de reparación. La “recuperación” de una lesión muscular viene gobernada por los tiempos biológicos de regeneración del tejido conectivo, que es de lo que está hecho todo el tejido fascial que envuelve al músculo y a sus numerosas subdivisiones internas. El tejido conectivo será el que confiera la estabilidad a la “Zona lesionada”. En términos biológicos, se suele clasificar la reparación del tejido conectivo en fase hemorrágica, fase inflamatoria y fase proliferativa la cual concluye a los 21 días. Es importante no caer en el excesivo reposo y que el deportista tenga actividad muscular (progresiva) desde los primeros días después de la lesión. Esto permitirá que la cicatriz de tejido conectivo tenga las mejores propiedades mecánicas posibles.

En cuanto al tratamiento, se deberá hacer todo lo posible para que el tejido recupere estabilidad, elasticidad y el músculo vuelva a acondicionarse para resistir la fatiga y pueda realizar sin dolor contracciones musculares muy potentes.

 

Modric: sobrecarga en el aductor largo derecho (10-15 días de baja)


La sobrecarga de aductores es una de las lesiones musculares más habituales en los deportes que implican carreras y cambios de ritmo. En particular el aductor largo que este fin de semana retiró a Modric es uno de los músculos que más esfuerzo realizan al combinar cambios de ritmo, de dirección, y golpeos de balón.

En la mayor parte de los casos las sobrecargas musculares aparecen como consecuencia de esfuerzos continuados, movimientos repetidos y escasos periodos de recuperación. Esto hace que sean muy habituales en los jugadores de fútbol en aquellos momentos del año en el que se concentran un alto número de entrenamientos (pretemporada) o de partidos (como le ha sucedido al Madrid en este mes de enero).

¿Cómo se detecta?

En las sobrecargas musculares no se produce una rotura de los tejidos, sino que la acumulación de toxinas y de sustancias pro-inflamatorias, consecuencia de la actividad física habitual, no es eliminada de manera eficiente por el músculo y esto no permite su buen funcionamiento. El deportista nota enseguida la sensación de dolor, y en algunos casos un “pinchazo” al realizar determinados gestos técnicos, como podría ser en esta ocasión, golpear el balón con el interior del pie o intentar iniciar un sprint.

En muchas veces, algunas lesiones musculares aparecen primero como sobrecargas a las que el deportista no presta suficiente atención. Un diagnóstico ecográfico es necesario para determinar si además de la sobrecarga existe una pequeña rotura muscular.

Tratamiento y recuperación

El tratamiento de las sobrecargas musculares implica un pequeño periodo de reposo activo inicial. El deportista continúa manteniendo una actividad ligera (carrera continua y actividades de musculación por ejemplo) que permite que los músculos no pierdan su tono, pero sin solicitar demasiado el músculo afectado. Posteriormente es necesario hacer una vuelta paulatina a la carga de trabajo habitual y dosificar los descansos entre las sesiones de entrenamiento. La fisioterapia puede ayudar en este proceso permitiendo una eliminación más rápida de las toxinas acumuladas en el músculo, manteniendo el dolor bajo control y conservando la elasticidad muscular.

La recuperación de las sobrecargas es bastante rápida, en torno a unos diez días de evolución en sujetos entrenados. No existiendo una hemorragia dentro del tejido muscular, en algunos casos este periodo se puede acortar en dos o tres días, valorando que el riesgo de una vuelta prematura a la actividad puede ser una recaída o una lesión de mayor entidad.

 

Para más información acerca de esta y otras lesiones http://www.clinicafisiolab.com/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here