A la hora de la verdad, Cristiano se agiganta y Messi se diluye

0
886
cristiano messi

Puede que Messi haga regates increíbles, remates ajustadísimos y otras cuantas cosas más solo al alcance de los tocados por una varita mágica. Pero una cosa es cierta: en los partidos a cara o cruz de la Liga de Campeones el 10 del Barcelona se hace pequeñito. Mientras, Cristiano, todo trabajo, todo sacrificio, se agiganta y es fiel a su cita con el gol. Siempre, aunque a veces la eliminatoria no llegue a buen puerto.

Messi lleva 14 temporadas jugando con el Barcelona la Champions. Cristiano, con el Real Madrid, va por su noveno año. Para este estudio no contamos con los números del portugués en Mánchester (15 goles en 52 partidos). Es un cara a cara entre el Cristiano del Real Madrid y el Messi del Barcelona. De ello resulta una serie de números que hablan por sí solos. El Cristiano de merengue ha marcado 94 goles en 90 partidos de Champions. Messi está por debajo del gol por partido con 96 en 117 encuentros.

Messi lleva 59 goles en 59 partidos de la fase de grupos. Cristiano le supera con 50 en 45 encuentros. Cuando los partidos son eliminatorios Messi ha marcado 37 en 58 (0,63 goles por encuentro). La comparativa es tremenda porque Cristiano lleva 44 en 45, casi a gol por partido.

Si Messi falla, K.O. del Barcelona

Otra comparativa letal es que desde la temporada 06-07 el Barcelona siempre que ha caído eliminado ha coincidido que su estrella no marcó ni en la ida ni en la vuelta. Nuestro CR7, en cambio, siempre ha dado el callo y únicamente en una eliminatoria, en la 10-11 -curiosamente ante los azulgrana- no mojó. En el resto de las ocasiones puso su granito de arena aunque no fuera al final suficiente.

Así, en 2010 igualó la eliminatoria de octavos en el partido de vuelta ante el Olympique de Lyon, pero el empate final nos dejó en la cuneta. En 2012 ante el Bayern hizo un doblete en la vuelta de las semifinales del Bernabéu, pero los penaltis no nos vinieron de cara. Al año siguiente, marcó en la ida de Dortmund el gol que antes del descanso empataba el partido, pero Lewandowski completó su póker (4-1) y en el Bernabéu nos quedamos a las puertas.

En 2014 llegamos a la final y marcó en la prórroga. En 2015 marcó tanto en Turín como en Madrid ante la Juve pero nos quedamos sin final porque también Morata, de bianconero, marcó en ambos partidos y Tevez dio el gol de la victoria turinesa en la ida. El resto es conocido, llegando a las finales de 2016 y 2017, en esta última con dos tantos que culminaban su demoledor recorrido de ocho goles entre cuartos y semifinales.

A partir de cuartos, 29 a 16 a favor de Cristiano

En particular, Cristiano ha marcado 15 goles en octavos, 16 en cuartos, 10 en semifinales y 3 en finales. Su gran rival ha hecho 21 en octavos, 10 en cuartos, 4 en semifinales y 2 en finales. Si quitamos los octavos el luso casi dobla al argentino al ganar 29 a 16. No en vano en las últimas cinco temporadas Cristiano ha marcado más goles en eliminatorias que Messi.

Los fracasos de Messi se contemplan en cero goles en octavos ante el Liverpool en 2007, lo mismo en las semifinales ante el Manchester United en 2008, en la antesala de la final ante el Inter en 2010 y ante el Chelsea en 2012. Ante el Bayern, en 2013, no jugó la vuelta en el Nou Camp (0-3) pero venían calentitos del Allianz (4-0) donde sí estuvo. En 2014 se quedó en blanco en los cuartos ante el Atlético. Tras llegar a la final en 2015 volvió a fallar dos veces en cuartos: en 2016 otra vez ante los rojiblancos y el curso pasado ante la Juventus.

En definitiva, Cristiano es mucho más de fiar, un diésel en la fase de grupos que acelera su instinto depredador cuanto más grande es la pieza de caza mayor.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here