Hay que visitar al cardiólogo antes de ir al Bernabéu

0
207
sergio ramos bernabeu cardiologo

Ir al cardiólogo. Es lo primero que más de un seguidor merengue va a tener que hacer antes de acudir al Bernabéu. Mientras la tropa de Zidane esté jugando con fuego en el rectángulo de juego y con la salud de su afición. Muchas emociones fuertes y sobresaltos se están viviendo en este curso en el coliseo blanco. Ante el Betis, más madera. Sexto encuentro que finalizó 2-1. Anteriormente, Celta, Athletic, Sporting y Málaga (en Liga) y Sporting de Portugal en Champions. A estos hay que sumar otro que no se resolvió hasta el final. El 3-2 contra el Deportivo. Con gol de Sergio Ramos ¡cómo no!

Marcador estrecho. Palpitaciones, pulsaciones aceleradas, sudor frío. El corazón de la hinchada blanca se pone a prueba de bomba en cada partido. Por H o por B los encuentros se complican y toca remontar. A veces hay que esperar a los minutos finales para despejar la incertidumbre en el marcador. Asó ocurrió con los verdiblancos. El 2-1 llegó a diez minutos del final, pero luego la tensión alcanzó un pico extremo con el paradón de Keylor Navas en el descuento.

 

Atlético, Barcelona, Sevilla esperan en el Bernabéu y al cardiólogo

Por su parte, Zidane y los futbolistas están jugando a la ruleta rusa. No acaban de gobernar y dominar los partidos. Ya nadie recuerda un partido plácido en el Santiago Bernabéu. Los rivales se crecen y siembran el caos en el verde y el sufrimiento en la grada. Se ha visto últimamente frente a Las Palmas y Betis.

<<A medida que avanza el reloj, revoluciones por mil minutos y se espera al comodín de Sergio Ramos>>

A los madridistas les pone lo de remontar. Les mola experimentar una subida de adrenalina. Resolver los partidos en los minutos finales. Explosión de jubilo y locura desatada en el fin de fiesta. Lo de golear pasó a mejor vida. No les importa sufrir. Masoquismo en el cemento. Ya se ha cogido como un hábito. Primeros tiempos insulsos, sin tensión. Mientras, a medida que avanzan las manecillas del reloj toca arrebato y tiempo para la agitación, revoluciones por mil minutos, la salida de Lucas Vázquez, Morata y compañía. El Madrid se desata y encierra al rival de turno.

Y llegado el caso, toca frotar la lámpara. De ella sale Sergio Ramos. Y el de Camas, resuelve. Con un certero cabezazo. A pase de Kroos. El comodín de Sergio Ramos no puede ser eterno. Tendrá una fecha de caducidad. Mientras dure, excitación blanca. El Madrid debe resolver sus partidos antes del final. Para ahorrarse sobresaltos. Y sobre todo, por la salud de su hinchada.

Viendo el panorama,vienen emociones fuertes. La Liga, en juego ante Atlético, Barça y Sevilla que deben visitar aún el Bernabéu. Ya lo saben. Por su salud. Antes de acudir al coliseo blanco visiten al cardiólogo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here