París bien valió los únicos dos goles que logró Anelka

0
173
Anelka
Anelka

Tras dos eliminatorias consecutivas, Bayern y Real Madrid se tiraron más de una década sin volver a verse las caras. Un tiempo en el que el fútbol cambió tanto que la siguiente vez lo hicieron ya en la denominada Liga de Campeones y probaron en una misma temporada el formato de liguilla y se citaron posteriormente en semifinales. Ambos clubes estaban en la cumbre europea. El Madrid había conseguido la Séptima en 1998, un año antes de que los bávaros mordieran por tercera vez el polvo en su búsqueda por el cuarto título en la final del Nou Camp y los dos goles de córner del Manchester United en los últimos minutos.

Como decimos, Madrid y Bayern se vieron primero en la segunda fase de liguillas. El dominio muniqués fue incontestable con victoria 2-4 en el Bernabéu y 4-1 en el Olímpico. El Bayern pasó a cuartos como primero de grupo y el Madrid segundo. Ambos resolvieron esta eliminatoria en la vuelta tras empatar la ida. El Bayern ganó 2-1 en Múnich al Oporto y el Madrid eliminó al vigente campeón de Europa en Old Trafford (2-3) con aquella memorable jugada de Redondo con pase final a Raúl.

Mientras la otra semifinal enfrentaba a Valencia y Barcelona, Europa se paraba a observar otra vez el duelo hispano-germano. Kahn fue el primero en calentar el partido dudando de cómo un chiquillo de 18 años podía defender la portería blanca. Sobre el césped había importantes novedades respecto a los anteriores encuentros. Los muniqueses habían perdido a Matthaus (se había ido a hacer las Américas) y a Effenberg, lesionado. Por su lado, para evitar la sangría anterior, Del Bosque optó por una zaga de cinco en defensa con los laterales subiendo al centro del campo, una medular en la que se incrustó Raúl para ejercer de mediapunta.

 

Raúl destroza al Bayern desde la mediapunta

El Madrid se impuso en la ida con dos goles salidos de las botas de Raúl. El 7 blanco abrió la eliminatoria cuando vio un desmarque de Anelka, que se plantó solo ante Kahn. Media hora después nuevamente fue Raúl el mejor socio que encontró Michel Salgado en su internada. La pared terminó por enlucirla Jeremies batiendo a su compañero Kahn.

En la segunda parte los de Del Bosque estuvieron más atentos a guarecer el tesoro. Morientes pudo lograr un tercer gol para viajar más tranquilos, pero Kahn se lo impidió, al igual que hizo con una vaselina de Raúl en los últimos minutos. Poquito antes Hitzfeld metió toda la artillería que tenía, pero fue Fink quien a punto estuvo de batir a Casillas.

 

Anelka volvió a marcar en Múnich

La vuelta el Madrid la jugó sin Salgado ni Karanka, con la preocupación de lo que podían dar de sí sus sustitutos: Geremi y Julio Cesar. Hitzfeld, por su parte, recuperaba a Effenberg y daba muestras de su intención de asedio aéreo incluyendo de inicio al gigante Jancker.

Precisamente Jancker fue el primero en dar un susto, pero Helguera estaba bajo palos para salvaguardar la integridad de la portería. El teutón normalmente era la referencia de los pases, pero en uno de esos combates aéreos en los que no estuvo en primera línea cazó una volea en la frontal del área pequeña a los 12 minutos con la que el Bayern se veía cerca igualar la eliminatoria. La emoción visitó ambas áreas merced a rechaces de los porteros. Raúl no llegó a tiempo a uno de Kahn a zambombazo de Roberto Carlos y Elber sí lo hizo a uno de Casillas, aunque en fuera de juego.

El mejor remedio para esta cardiopatía demostró ser Anelka. Curiosamente el gol en Madrid y el que conseguiría en Múnich fueron los únicos que anotó en Champions con los blancos. El del Olímpico surgió de un servicio de Savio que lo cabeceó con maestría a la media hora de partido. En la segunda parte Elber volvió a adelantar al Bayern, pero los alemanes no volvieron a batir a Casillas aunque lo tuvieron cerca en un par de ocasiones. El Madrid, pese a no lograr un resultado en el Olímpico logró el billete para la final de París contra el Valencia.

 

Alineaciones

Ida, 3 de mayo de 2000. Real Madrid-Bayern Múnich (2-0)

REAL MADRID: Casillas; Míchel Salgado, Iván Campo, Helguera, Karanka, Roberto Carlos; McManaman, Redondo, Raúl; Morientes (Savio 60) y Anelka (Baljic 79). Entrenador: Vicente del Bosque.

BAYERN MÚNICH: Kahn; Babbel, Jeremies, Linke; Salihamidzic (Santa Cruz 76), Fink, Tarnat (Wiesinger 46), Lizarazu, Scholl; Paulo Sergio y Elber (Jancker 76). Entrenador: Ottmar Hitzfeld.

ESTADIO: Santiago Bernabéu. 70.000 espectadores.
ÁRBITRO: Anders Fisk (Suecia). Tarjetas a Karanka, Míchel Salgado, Roberto Carlos y Scholl.
GOLES: 1-0 (4) Anelka. 2-0 (33) Jeremies, propia puerta.

 

Vuelta, 9 de mayo de 2000. Bayern Múnich-Real Madrid (2-1)

BAYERN MÚNICH: Kahn; Babbel (Salihamidzic 62), Andersson, Kuffour, Lizarazu;  Paulo Sergio Jeremies (Fink 61), Effenberg, Scholl; Elber y Jancker (Santa Cruz 79) Entrenador: Ottmar Hitzfeld

REAL MADRID: Casillas; Geremi, Iván Campo, Helguera, Julio Cesar, Roberto Carlos; McManaman (Baljic 90+), Redondo, Savio (Karembeu 81); Raúl y Anelka (Sanchis 89). Entrenador: Vicente del Bosque.

ESTADIO: Olímpico. 60.000 espectadores.
ÁRBITRO: Graham Poll (Inglaterra). Tarjetas a Geremi, Savio, Jeremies, Elber y Lizarazu.
GOLES: 1-0 (12) Jancker. 1-1 (31) Anelka. 2-1 (54) Elber.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here