Fernando Roig tira con bala y con mala baba

0
80
fernando-roig-bala-mala-baba
fernando-roig-bala-mala-baba

Fernando Roig se retrató tras el partido. No supo digerir la derrota ante el Real Madrid. Lo hizo en ‘El Partidazo’ de la COPE  Tiene todo el derecho de quejarse cuando vea que se perjudica al Villarreal por decisiones arbitrales. Pero antes de hablar que se vea otra vez el partido. Esto es extendible a todos los presentadores de los programas nocturnos. En ‘El Partidazo’, ‘El Transistor’ y ‘El Larguero’ solo se habló de las manos de Bruno y no se mencionaron otras acciones. Como las manos de Víctor Ruiz en un salto con Benzema en el primer tiempo y otra de Samu Castillejo en la acción que originó el 1-0. Además, hay una toma en la que se ve a Bakambu en fuera de juego cuando arranca en la acción del 2-0. Tres acciones que se pasaron por alto. Lo mollar estaba en hacer campaña.

Se les ve por donde tiran estos personajes. En cuanto pueden sacan su vena antimadridista. Que engañen a quien quieran. Apestan por donde cojean. Pero volvamos al señor Roig. Al forofo presidente del ‘submarino amarillo’ que fue torpedado por el Real Madrid. 2-3, que pudieron ser otros tres más. Un poste de Cristiano, un remate picado de Sergio Ramos y otro defectuoso de Morata pudieron haber redondeado la histórica remontada. Sí, señor Roig, una remontada impresionante. Usted se quejó en la COPE de que se hablaría más de la remontada que del buen juego del Villarreal, pero se encargó de que no fuera así. Lanzó un una acusación sibilina. Tiró la piedra y escondió la mano.

 

La acusación sibilina de Fernando Roig

Roig insinuó juego sucio del Real Madrid. Denunció que el cuarteto del Estadio de La Cerámica encabezado por Gil Manzano se marchó llevando en sus manos bolsas del Real Madrid. Una reacción cobarde. Sin estilo. Impropia de un dirigente. A los futbolistas se les puede justificar por las pulsaciones que puedan reaccionar con sus comentarios nada más terminar los partidos. Los directivos no tienen excusas. Ven los partidos sentados en sus palcos. Deben guardar un decoro y las formas. Pero uno entiende al señor Roig. Su faceta forofera. Es el único presidente que ve los partidos con su gente en su estadio. En su palco. Separado de la directiva rival.

El mismo señor Roig que hace un par de semanas no abrió la boca en la visita del Málaga a Villarreal. Clarísimo penalti no señalado al malaguista Charles y, en la siguiente acción, penalti decretado tras una caída de Sansone en la que no hubo nada de nada.

Fernando Roig se escudó en la excusa barata de siempre. Cargar contra el árbitro cuando se pierde ante el Real Madrid. Uno entiende su cabreo. Seguro que en su palco se estuvo jactando con su gente por el resultado. Seguro que lo estuviese celebrando antes de tiempo. Del subidón al bajón tras los goles de Bale, Cristiano y Morata. Se le quedaría la cara de tonto y sacó la lengua a pasear como coartada para excusar la remontada blanca. Tiró con bala. Con mala baba. El colectivo arbitral debe exigirle que se retracte. Por su parte, Competición debe entrar de oficio por esas declaraciones. Y en el Real Madrid responderle con contundencia y obrar en consecuencia de cara al futuro.

‘Jugones’ de la Sexta pilla a Roig: el Villarreal también regala bolsas a los árbitros

Que los árbitros se vayan de los estadios con bolsas de los equipos es una norma habitual. Josep Pedrerol, en ‘Jugones’ en La Sexta echó mano de un vídeo de la temporada 2011-12. En él se ve a Paradas Romero, colegiado extremeño, saliendo del Estadio de El Madrigal junto a su trío arbitral con bolsas del Villarreal. Fue el 21 de marzo de 2012. Aquel partido acabó 1-1. Sergio Ramos, Ózil, Mourinho y Rui Faria, su segundo, fueron expulsados. Ese día, Fernando Roig no dijo nada de las bolsas del Villarrreal que se llevaron los colegiados.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here