Europa volvió a sucumbir ante el conquistador blanco

0
45
europa Sergio Ramos levanta la Undécima Champions League
Sergio Ramos levanta la Undécima Champions League

El año 2016 será siempre recordado como uno de los mejores en la historia del Real Madrid, pero si hay que destacar un ‘momento del año‘ todo el mundo coincidirá en señalar el 28 de mayo como fecha clave. Aquel día, el conjunto blanco volvió a reinar en Europa, con la consecución de su undécima Champions League. El Rey de Copas no tiene piedad y su dominio es indudable.

Por si no fuera suficiente motivación con tratarse de una final de Copa de Europa, el rival de ese día era un plus añadido ante el que no tener compasión. El Atlético de Madrid se presentó en Milán con la intención de vengar la derrota de hace dos años en Lisboa e intentar hacerse con su primer título continental. Sin embargo, el indomable Sergio Ramos y la garra madridista no estuvieron por la labor.

En el minuto 15′ el central de Camas rememoró las pesadillas atléticas. Con un sutil toque, Ramos batió a Oblak para poner el 1-0 en el marcador y hundir durante unos minutos las esperanzas rojiblancas. El resto de la primera mitad fue dominada con claridad por los de Zidane, cuya planificación resultó muy exitosa.

Los segundos 45 minutos fueron, sin embargo, muy diferentes. El Atlético se lanzó en tromba y acabó sacando premio. Una jugada de Juanfran por el costado diestro acabó con Carrasco poniendo la igualada. La contienda se ponía difícil para el Real Madrid pero entonces es cuando salió el orgullo del mejor equipo de Europa y del mundo.

Los penaltis son cosa de ganadores

La prórroga fue una demostración de resistencia física de ambos conjuntos y la emoción se trasladó a la fase definitiva, aquella a la que nadie quiere llegar pero que todos quieren ganar: la tanda de penaltis. Diez disparos desde los once metros que decidirían una temporada completa.

La diosa fortuna parecía aliada con ambos equipos. Ninguno de los lanzadores fallaba. Lucas Vázquez, Marcelo, Bale, Sergio Ramos, por los madridistas. Griezmann, Gabi, Saúl, por los atléticos. Hasta que le llegó el turno a Juanfran. El lateral alicantino debió de ver pasar ante sus ojos su pasado madridista y se mostró dubitativo ante Keylor Navas. El resultado, el balón al palo. La gloria cayó en los pies de Cristiano Ronaldo. El portugués, como siempre demuestra en las grandes citas, está hecho de otra pasta, y con un disparo seco batió a Oblak. La undécima viajaba a Chamartín.

La historia la escriben los vencedores, y qué equipo hay más vencedor en el mundo del fútbol que el Real Madrid. Por eso, esta Champions League será siempre recordada por el empuje, garra y sufrimiento mostrado por los 14 hombres que, vistiendo la impoluta elástica blanca, supieron sobreponerse a los obstáculos y alzaron con orgullo un nuevo título continental. Un día para la gloria, un día de regocijo, un día más para el conquistador blanco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here