Cara y cruz para los hijos de Zidane en el Castilla

0
81
Luca y Enzo Zidane
Luca y Enzo Zidane

Enzo y Luca. Los hijos de Zinedine Zidane. Cara y cruz en el Castilla. Mientras que el primero es uno de los jugadores más importantes del filial madridista, el segundo apenas entra en los planes de Santiago Solari. Esta es la realidad de los vástagos del entrenador del Real Madrid en su aventura por emular a uno de los más grandes futbolistas de la historia, para muchos el quinto grande tras Pele, Maradona, Cruyff y el gran Don Alfredo Di Stéfano.

Enzo Zidane

Comencemos hablando de Enzo Zidane. Ingresó en el Real Madrid en 2004, en Benjamín A. Se trata de un centrocampista elegante, con buena técnica y magnífica conducción de balón. La pega además con ambas piernas y con fuerza. Solari cuenta con él y la prueba está en que ha jugado 17 de los 19 partidos disputados hasta el momento en el grupo II de Segunda B.

Fue titular en 14 de ellos, se perdió uno por sanción y acumula 1.072 minutos de juego, lo que le convierte en el noveno futbolista con más tiempo sobre el terreno de juego del Castilla. Una clasificación que lidera Carlos Abad, guardameta del filial blanco, con 1.620 minutos. En cuanto a la faceta goleadora, Enzo ha visto puerta en cuatro ocasiones, tres de las cuales fueron desde el punto de penalti (Amorebieta, Leioa y Socuellamos). Despidió 2016 con su último tanto frente al Albacete.

El premio a su buen trabajo en el Castilla llegó el 30 de noviembre de 2016. El centrocampista debutó con el Real Madrid en la vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey frente a la Cultural Leonesa. Enzo, que entró en la segunda mitad por Isco con el dorsal 29, fue responsable del cuarto gol del conjunto blanco en el 6-1 final.

Luca Zidane, sin minutos en el Castilla

En cuanto a Luca Zidane, el portero del Castilla apenas ha jugado esta temporada. Su trayectoria después de 19 jornadas se resume en los 90 minutos que disputó en el debut liguero del filial ante la Real Sociedad B, partido que concluyó 3-2 para los blancos. Desde entonces ha alternado convocatorias con el belga Alex Craninx, 10 para cada uno, mientras Carlos Abad afianzaba su posición de macho alfa en la portería madridista.

El guardameta es ágil y bueno en el uno contra uno, aunque no ha tenido muchas oportunidades de demostrarlo esta temporada. Le falta tranquilidad en momentos puntuales, tener la cabeza fría, pero tiene un futuro prometedor, como el de su compañero Enzo y el de sus hermanos pequeños Theo y Elyaz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here