El ‘Expreso de Gales’ necesita espacios y no ser una referencia

0
372
El Expreso de Gales Bale Real Madrid
realmadrid.com

‘El Expreso de Gales’ volvió. Lo hizo en su estación preferida: Anoeta. Sexto gol en cinco partidos en el estadio donostiarra. Si fuera el presidente de la Real Sociedad ficharía a Gareth Bale. Toda un bicoca en los partidos como local. Y además, se aseguraría que no se la liaría contra el Real Madrid.

En Anoeta, ‘El Expreso de Gales’ hizo una aparición fugaz. Sí, cierto que resultó eléctrica, estelar y determinante. Toda una exhibición de potencia y talento. Un portento físico. Salió de campo propio tras la estela de Kevin Rodrigues al que acabó superándole con una facilidad pasmosa. Le sacó los colores.

Un portento. ‘El Expreso de Gales’ alcanzó los 35 km/h. Ahí no quedó la cosa. Remató su acción con un toque sutil que superó la salida del meta Gerónimo Rulli. Un golazo. Eso sí, tras un descomunal pase de Isco. Como si se tratase de todo un acreditado quarterbarck de fútbol americano.

‘El Expreso de Gales’ juega mejor con espacios

Bale prefiere ir por libre. No es un futbolista que se asocie. Lo hace con cuentagotas. La más reciente, con su pase a Isco en el segundo gol del Real Madrid en la final de la Supercopa de Europa ante el United.

El galés demostró en Anoeta que necesita espacios para ofrecer su mejor versión. Así se desenvuelve mejor. Es donde es letal. Donde marca diferencias. Explotando su velocidad. Bien finalizando la jugada o metiendo un centro al área. Así es útil y suma. Lo de tenerle fijo como ‘9’ no es la mejor solución para su juego. Allí no es rentable. No aporta. No es un rematador nato. Está missing, desconectado. Resta más que suma. Solo es aprovechable por su salto en las acciones a balón parado.

Pero tampoco nos volvamos locos. Bale hizo un golazo y punto. Su partido en Anoeta fue discreto. Cierto que presionó y se puso el mono de trabajo, pero se le fichó para mucho más. No basta con anotar un gol a lo ‘Expreso de Gales’ cada cierto tiempo. De él se espera más protagonismo y una continuidad en su juego.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here