El despliegue físico de Kovacic afianza el liderato

0
47
kovacic descarte real madrid
@realmadrid

El mejor partido de Mateo Kovacic desde que viste de blanco y un aseado encuentro de Cristiano Ronaldo, que participó en los tres goles, bastaron al Real Madrid para redondear una jornada casi perfecta para los intereses blancos. Por deméritos de los demás la Liga está más cerca. El Atlético claudicó el sábado y está a años luz. Por la mañana, el Barcelona salvó un punto en el Villamarín y gracias. Pese al gol que no le dieron la mayoría de azulgranas, y así lo reconocieron Luis Enrique y Luis Suárez, saben que no merecieron mucho más. Luego el Sevilla se suicidó ante el Espanyol.

El fin de semana lo cerrábamos nosotros con el viento rolando a nuestro favor después de la tempestad de la semana. Algunos esperaban tornados o huracanes en el Bernabéu. La afición, mayoritariamente, entendió que era momento de remar juntos cuando todo se alinea a favor. Enfrente, una Real, que llegaba tras haberse despedido también de la Copa, y con parabienes hacia su juego. Algo de ello demostró sobre el tapiz de la Castellana, pero aunque movía bien el balón este no visitó demasiado nuestro área. Y cuando lo hacía era con mansedumbre.

El primer aviso lo dio el Real Madrid a través de sus jugadores sospechosos. Danilo y Benzema conectaron por la banda derecha y el francés soltó un centro-chut que naufragó en el corazón del área. La Real contestó con una buena internada de Oyarzabal por la derecha. Pero ni Keylor ni Rulli se ganaron el sueldo, ni antes ni después del descanso. Todo lo contrario que Kovacic ,que empezó a desplegar su poderío físico en la medular.

 

Kovacic y Cristiano y viceversa

Parecía que el primer tiempo iba a morir sin goles cuando el Madrid fabricó una jugada en la que exhibió sus virtudes. Cristiano ganó un balón por alto en la medular, Benzema a un toque se la puso de cara al portugués a la vez que arrastraba a los centrales. Kovacic entendió pronto la jugada y buscó la espalda del eje de la zaga donostiarra. Cristiano se vistió de asistente al ver cómo el croata tomaba la autopista sin peaje hacia el área. Kovacic, que ya había marcado en Champions, salvó por bajo la salida de Rulli.

Tras el descanso, en el minuto 51, le tocó al croata devolverle el pase de gol a Cristiano. Ronaldo tiró de un mejor repertorio y picó ante la salida del meta argentino. El portugués iguala de esta manera a la Real Sociedad con el Getafe y le ha marcado en los seis partidos que ha disputado en el Bernabéu.

Con 39 minutos por delante la que se esperaba una jornada en la que la supuesta crisis blanca iba a poco menos que a descabalgar al equipo del liderato quedaba finiquitada. Como decimos la Real tocó bien pero sin peligro. Pese a que Eusebio puso en el césped a Xabi Prieto y Carlos Vela el equipo no tuvo más punch. Tuvo más tiempo el esférico, pero en zonas de tránsito. Y cualquier atisbo de estrechar el marcador se perdió cuando Íñigo Martínez vio una segunda amarilla a arrollar a Casemiro en una banda.

 

Pudieron ser más

A la Real le cayó un tercer tanto en una contra nacida en Keylor Navas, que prolongó a Cristiano, este abrió a Danilo, que alargó la pelota hacia Lucas. El de Curtis dejó correr la pelota mientras levantaba la cabeza y en un toque puso el balón al segundo palo para que Morata, en plancha, lo alojara en la red. Se fue con tres, pero le pudieron caer más. Sólo la precipitación blanca en forma de fueras de fuego evitaron más tantos. Cada aproximación blanca era ocasión.

No fue ni mucho menos el mejor partido blanco. Pero por fin, tras varios meses, se espera una semana tranquila para trabajar en Concha Espina. Es lo que tiene acostarse con cuatro puntos de ventaja y un partido menos. Ahora hay que ir vaciando la enfermería y aprovecharse de los beneficios colaterales de la eliminación copera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here