Cristiano tenía hambre de goles

2
142
Llegó, volvió y marcó
Twitter

Ya no es solo el carro de goles que lleva en cualquier competición, empezando por la Liga de Campeones. Los goles de Cristiano sirven para todo. Los tiene decisivos. Los tiene para engrosar marcadores. Y también unos cuantos que ejercen de abrelatas. Todos esperaban como agua de mayo su vuelta. Más aún en pleno debate por la falta de nueves extras, como si los puestos tuvieran que triplicarse con especialistas. El luso tardó 12 minutos en perforar la meta del Apoel y demostrar por qué se le echaba de menos.

Cristiano sigue siendo el ser fiel a su cita con el gol. Por sexto año consecutivo marcó en el primer partido de la Liga de Campeones. Hubo hasta cierta similitud con la temporada pasada. Entonces no fue una excesiva sanción, pero sí por la lesión que se produjo en la Eurocopa de Francia la que retrasó hasta la Champions su debut. Este año, si bien ya jugó partidos en las Supercopas (parece que fue una eternidad), ha debido esperar a la Liga de Campeones para volver. Hace 12 meses, menos un día, su gol supuso el 2-1 ante el Sporting de Lisboa. El Apoel es menos equipo, mucho menos, que los ex de Cristiano, pero el 7 blanco ha sido tan fundamental como lo fue entonces.

 

La voracidad de Cristiano

Aparte de los dos avisos del Apoel a Navas antes del gol del deseado, el conjunto de Nicosia fue un convidado de piedra en el partido presuntamente más tranquilo que espera en esta Champions. La primera parte fue más bien anodina, sobre todo a partir del gol. Eso sí, no hay partido este año tranquilo para Zidane. En esta ocasión ha sido la lesión de Kovacic el nuevo contratiempo que engrosa el parte de bajas. A este paso, en Anoeta, el francés va a tener fácil hacer la alineación. Sin Marcelo, sin Kovacic, sin Cristiano y sin Benzema.

El 1-0 al descanso se antojaba corto. Así lo entendió, sobre todo, Cristiano. Tras el tentempié, el portugués volvió a tomar el mando. Reclamó un gol que el ojo de halcón demostró que no fue, pero su violento remate golpeó el travesaño y pareció botar dentro. La tecnología, vía árbitro de fondo, se lo denegó. Marcó su segundo gol de penalti por un balón que dio en el hombro de Roberto Lago. En cada jugada Cristiano era el protagonista. Cuatro minutos después, el defensa español del conjunto chipriota derribó a Cristiano. Era un penalti meridiano, pero el árbitro francés prefirió dar ley de la ventaja. Pero Isco no definió bien.

 

‘Churrochilena’ de Sergio Ramos

Sergio Ramos logró el tercer tanto de churrochilena (entre otras cosas porque le estaban agarrando) en una jugada iniciada por él. Fue de lo poco que se escapó a la dictadura del portugués, inasequible en la búsqueda del gol. Se quedó sin hat-trick. Simplemente porque no es infalible. O por fueras de juego milimétricos, como cuando cedió el cuarto tanto a Mayoral, pero partió en posición ilegal.

Cristiano estuvo bastante por encima del equipo. Como si todos -él, sus compañeros, la afición, hasta el rival- supieran que era su día. El 7 no decepcionó. Tenía hambre de goles y no parece que acabara saciado. La Real no le sufrirá. Pero que se prepare el Betis.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here