Cristiano prorroga la leyenda del Real Madrid

0
36
cristiano ronaldo kashima

Sí. Somos los mejores del mundo. Ganamos otro título. Ni más ni menos que campeones del mundo. Por quinta vez en la historia. Ya estamos solos en la cumbre del mundo. En la historia y en el presente. Y en el futuro, porque el equipo sigue en racha. Por su parte, Cristiano sacó brillo a su cuarto Balón de Oro con un hat-trick en la final.

Pero se perdió prestigio. En cualquier guion de cualquier aficionado, madridista o antimadridista, nadie hubiera pensado que una selección mundial de estrellas contra once japoneses en la alineación inicial del Kashima Antlers acabaría decidiéndose en la prórroga, como todos los títulos que ha logrado Zidane este año.

Lo único bueno es que con el paso de los días, semanas, meses y años sólo quedará el palmarés, difuminándose el recuerdo del partido, del juego. Los japoneses tuvieron ocasiones en los minutos finales para evitar la prórroga. Endo, en el minuto 93, fue la última de ellas. Después del susto toca celebrar el título, que la racha de invencibilidad siga en vigor. Adiós al gran 2016.

El Kashima Antlers forzó la prórroga. Bueno, la realidad es que el fue el Real Madrid el que iba por detrás en el marcador. Los nipones, un rival más que digno, se pusieron por delante en el marcador con el segundo gol de Shibasaki siete minutos después del descanso. Un tanto nacido por un mal despeje de Sergio Ramos, que desde la banda mandó un balonazo hacia el centro. Un error de libro.

 

Se abre pronto el marcador

Nadie daba un duro por los japoneses. Menos cuando a los 9 minutos Benzema empujó un balón rechazado por Sohagata a tiro de Modric. Una vez más nos adelantábamos en el marcador. La final estaba en el bote. Pero otra vez,como tantos otros partidos esta temporada, no fuimos capaces de cerrar un partido. ¿Aire de superioridad? Probablemente no porque ya llevamos varios avisos y un día vamos a salir escaldados cuando menos lo esperemos. El tran-trán no da resultado y los japoneses, sin mucho peligro, se fueron acercando a la meta de Navas. Los madridistas tuvieron sus acercamientos, sobre todo con jugadas salidas de las botas de Karim y Lucas Vázquez. sin duda nuestros estiletes más peligrosos. Había peligro cuando metían la quinta o sexta marcha, pero fallaba la definición. En concreto horrible de Cristiano, que luego se vengaría en la prórroga.

Al filo del descanso los japoneses daban la gran sorpresa y se ponían por delante. En el año en que menos se esperaba -por la diferencia entre los contendientes- un equipo europeo recibía goles -no ocurría desde que lo encajara el Chelsea en 2012-. Shibasaki, primero aprovechaba un error en el despeje de Varane para batir a Keylor. El propio Shibasaki repitió tras el descanso. No tardó mucho en empatar el Madrid en igualar gracias a un penalti sobre Lucas Vázquez que transformó Cristiano.

 

Cristiano lo soluciona en la prórroga

Había media hora por delante todavía para decidir la final. A falta de diez minutos Zidane retiró a su mejor puñal, Lucas Vázquez, para meter a Isco. Una decisión incomprensible, pero Zizou está tocado por la magia. Kroos, Modric, Casemiro o un central hubiera sido el sustituido si imperara la lógica. . Lucas era el peligro la derecha, la velocidad. Pero Zizou le eligió.

Incluso un errático Cristiano hubiera sido una elección válida. CR tuvo en sus botas tres balones para evitar la prórroga, como tres ocasiones tuvieron en los últimos cinco minutos el Kashima: Fabricio en el 88 desde fuera del área, entre Navas y Keylor en la siguiente y la de Endo en el minuto final. Además, a Sergio Ramos le perdonaron la segunda amarilla en el descuento.

Pero en la prórroga emergió el gran Cristiano. Un regalito de Benzema puso en franquicia al equipo. Yuma, en el 101 tuvo en su cabeza el empate con un larguero. Dos minutos después convirtió en oro un mal tiro de Kroos. Aquí se acabó la final. Pudo llegar otro gol con Morata, cuarto cambio -novedad FIFA para las prórrogas- saliendo por el héroe portugués. Pero el marcador no se movió.

El Real Madrid portará el escudo de campeón del mundo de clubes, que desaparecerá de la camiseta del Barcelona. Era la misión del viaje a Japón y con él volvemos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here