La cesión de Grosso salva al Atlético del descenso

0
84
Ramon-Grosso
@realmadrid

Sí, gracias a Ramón Grosso, el Atlético de Madrid no bajó a Segunda división. Hubo un futbolista madridista que contribuyó a que el cuadro rojiblanco no descendiese. A día de hoy podría servir de argumento para una película de ciencia ficción, pero sí que se dio este hecho. Fue real. Y es más, por ese entonces, el club colchonero tenía bastantes problemas económicos.

Grosso-cedido-Atletico
Grosso (Mundo Deportivo)

Sucedió en la temporada 1963-64, con Javier Barroso presidiendo el Atlético. Fue una año duro. El club andaba económicamente con lo justo, pues ya estaba inmerso en la construcción del Estadio Manzanares y se le presentaron varios problemas que afectaron a su delantera. Collar se declaró en rebeldía al solicitar más dinero y llegaron las lesiones de Jones, Adelardo y Mendonça. Sin sus goles, el equipo cayó en picado a las últimas posiciones de la tabla.

Al término de la primera vuelta, el Atlético es antepenúltimo con 11 puntos. Dos más que Español y Valladolid. Rafael García Repullo, más conocido como ‘Tinte’, cae como entrenador y Escudero hace de puente a Sabino Barinaga. El nuevo técnico debuta el 12 de enero de 1964 en el banquillo rojiblanco ante el Murcia en el primer partido de la segunda vuelta.

 

Petición expresa a Don Santiago Bernabéu

El Atlético se puso en contacto con el Real Madrid. “Antoñito (por Antonio Calderón), quiero pedirle al Real Madrid un favor. Necesito que Santiago (Bernabéu) me lo haga como sea. Dile que le ruego, le suplico que nos ayude porque no sabemos donde acudir. Necesitamos un jugador”, aseguró Antonio Calderón, entonces gerente de la entidad blanca.

El Atlético solicitó la cesión de Yanko, un delantero de la primera plantilla que apenas gozaba de minutos al tener por delante a Don Alfredo Di Stéfano, pero estaba lesionado. Entonces, el elegido fue Ramón Grosso. “Lo que el Atlético necesite. Dile a Javier (Barroso) que si quiere a Ramón Grosso ahí lo tiene”, le contestó Bernabéu a su gerente. El joven delantero militaba en Tercera división con el Plus Ultra. Fue cedido al club colchonero hasta el 27 de abril. El delantero llevaba 13 goles en 15 partidos con el filial merengue.

 

Grosso debutó con un gol, ilegal para el delantero

Grosso debutó con estrella. Suyo fue el gol del triunfo ante los granas (2-1) en El Metropolitano. A seis minutos del final anotó de chilena. El primero de los tres goles que hizo de rojiblanco. Un partido que fue televisado. “Ahora que ha pasado tanto tiempo puedo decir que el gol fue ilegal. Lo marqué de tijera. Fue muy bonito, pero el árbitro debió pitar juego peligroso porque el defensa estaba pegado a mi espalda. Menos mal que no lo hizo porque ese gol significó el triunfo del Atlético y los puntos eran vitales”, reconoció años después el delantero.

Grosso, en su debut (colchonero.com)
Grosso, en su debut (colchonero.com)

Su llegada sirve como revulsivo. El Atlético no conoce la derrota en las siguientes ocho jornadas en las que sumó cinco victorias y tres empates. El debut del futbolista madrileño coincidió con el de Sabino Barinaga, mítico futbolista del Real Madrid, en el banquillo colchonero. Pero la cosa no terminó ahí.

Ramón Grosso fue talismán. Dado que no podía enfrentarse al Real Madrid, el entrenador del cuadro colchonero decidió que no jugase en la anterior jornada al derbi para probar un nuevo ataque. El experimento no funcionó y derrota rojiblanca (2-0) que se suma a la del Real Madrid (0-1). El Atlético era decimocuarto y quedaban cinco jornadas. Con el madridista nuevamente en la delantera, el Atlético escala puestos y finaliza séptimo en la Liga. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here