Casemiro, el ancla blanca

0
64
casemiro rm borussia dortmund
Carlos Enrique Casemiro (14) Real Madrid's player. UCL Champions League between Real Madrid vs Bayer 04 Leverkusen at the Santiago Bernabeu stadium in Madrid, Spain, December 7, 2016 .

4 de enero de 2016. Zidane debuta en el banquillo del Bernabéu. Su objetivo, devolver la ilusión al madridismo. Para ello, tenía que mentalizar al equipo sobre su particular “conquista del viejo continente”. El técnico galo contaba con una tripulación excepcional, pero había una pieza que no terminaba de estar engrasada, hasta que desembarcó Casemiro.

Antes de su llegada, el navío blanco hacía aguas y el equipo se hundía en el medio del campo. El francés repetía constantemente la palabra equilibrio. Ese era el problema. El grupo se partía en los encuentros y había un hueco en el medio del campo, el cual era un manjar para sus rivales. A raíz de ahí, Zidane empezó a darle vueltas y encontró la brújula capaz de llevarle a buen puerto. La solución llegó de tierras brasileñas. Su nombre, Mariscal Casemiro. Un tipo hecho a base de golpes y casi indestructible.

Con el 14 blanco sobre el terreno del juego, sus acompañantes en la sala de máquinas, los camaradas Kross y Modric, notaron el aire nuevo y consiguieron un mayor equilibrio en el medio del campo.

https://www.youtube.com/watch?v=3CxJqiPnMX8

Un giro de timón

El mástil brasileño empezó a ganar protagonismo de forma muy rápida y el comandante Zizou no paraba de elogiar su trabajo. Después de las tempestades llegó la calma y con Casemiro sobre el tapete, el juego del Madrid cambió. Se mostraba como un equipo compacto y comenzaba la presión en el área rival. Además, el ancla blanca era capaz de aparecer por todos los sectores del campo. Su capacidad para robar balones, cortar jugadas de peligro o iniciar las contras, ganaron los corazones de los aficionados. Gracias a él, este 2016 que termina será un año para recordar. Con él sobre el campo, el Madrid ganó 21 partidos, empató cuatro y solo perdió uno. Además, la Undécima, la Supercopa de Europa y el Mundialito, en gran parte son méritos de su labor.

No obstante, los comienzos de Casemiro en el Real Madrid no fueron fáciles. Tras despuntar en el Sao Paulo brasileño, aterrizó en la capital con el objetivo de ser un jugador de futuro. Su destino fue el Castilla, donde disputó la temporada 2012-2013. Sin embargo, le costó mucho adaptarse al nivel de juego de España. En la campaña siguiente, ya con Ancelotti en el banquillo, formó parte de la primera plantilla. Su aportación fue escasa. Sin embargo, tuvo un papel muy importante en la décima con su contención en los últimos minutos del enfrentamiento ante el Borussia. Después, estuvo cedido en el Porto y volvió a Madrid. El resto es historia conocida por todos. No hay duda de que este 2016 será un año que Casemiro no olvidará.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here