Butragueño y Hugo no desdeñan los regalos finales en Múnich

0
76
Bayern-R. Madrid regalos munich
Bayern-R. Madrid regalos

El tercer duelo entre madridistas y muniqueses no se hizo de rogar tanto tiempo. Once meses después de la segunda eliminación se le presentaba al Real Madrid la opción de venganza contra el Bayern de Múnich. Estamos en la 87-88 y los blancos vienen de eliminar al Nápoles de Maradona y al Oporto, el actual campeón de Europa que venció en la final del año anterior al Bayern. Por su parte, los muniqueses se presentan en cuartos tras remontar en los últimos minutos (87 y 90) el resultado adverso (2-1) sufrido en Neuchatel.

El sorteo vuelve a deparar que la ida se dispute primero en Múnich. La gran novedad alemana está en el banquillo, donde Heynckes ha reemplazado a Lattek. El partido se inicia con algo de nieve sobre el verde. Al primer minuto, Hughes estrella un cabezazo en el larguero. La temida salida alemana se queda en eso y hasta diez minutos después el Bayern no vuelve a merodear con peligro el portal blanco. Lo malo es que el Real Madrid tampoco se estira hasta pasados 20 minutos.

Como en los partidos anteriores, la igualdad en el juego es máxima y cualquier detalle puede desnivelar el encuentro. En el minuto 32 Casarin obvia un derribo de Nachtweih a Butragueño dentro del área. El Madrid se ve dominador de la situación. Está cerca del descanso y mantiene la puerta a cero cuando meses antes iba 3-0 abajo en el marcador.

 

Del desastre al paraíso

Matthaus intenta sorprender a Buyo con un córner olímpico, pero el meta gallego no lo permite. Nuevo saque de esquina, los blancos achican mal y Pflugler lo aprovecha. El Bayern se viene arriba, al Madrid le faltan tablas para llegar al descanso con el marcador tal cual. No aguanta la pelota y los alemanes gozan de varias posesiones. En una de ellas el balón le llega a Hughes dentro del área. El galés se las arregla para servir un bombón a Eder.

Si el despiste antes del descanso fue malo, el de después del intervalo fue peor. Matthaus sacó con dureza una falta en la frontal que Buyo rechazó al centro. Wohlfarth fue el más rápido del lugar. Otra vez el Bayern, si hacer nada del otro mundo, gozaba de tres goles de ventaja en solo ocho minutos.

A los de Beenhakker no les quedó otra que remedar algo el resultado. En los siguientes minutos Hugo gozó de dos oportunidades y el Buitre tentó las manos de Pfaff en otro par de ocasiones. El Bayern ya no dio señales en el área blanca. En el último cuarto de hora el Madrid intensificó su juego. La feria de regalos se traslada al área muniquesa. A falta de seis minutos, Butragueño se aprovecha de un error defensivo para batir a placer a Pfaff.

Lejos de darse por servido con ese gol el Madrid huele la sangre. En una misma jugada Casarin no quiere ver un agarrón a Míchel dentro del área, pero Augenthaler hace una falta lateral a Butragueño. Y desde allí Hugo lanza el golpe franco de forma que se cuela por debajo del cuerpo de Pfaff. Del abisal 3-0 se pasa al celestial 3-2 en cuatro minutos.

 

El Bayern muerde el polvo

La vuelta era el primer partido en el Bernabéu con público desde la cita anterior contra los alemanes (se jugó contra el Nápoles a puerta cerrada y contra el Oporto en Valencia). Empieza el duelo con una ocasión madrugadora de Wohlfarth en una contra que lanzó fuera gracias a una rápida salida de Buyo. A los 21 minutos Pflugler no precisó el remate en una falta. Los de Heynckes parecían más concienciados en la necesidad de marcar para pasar.

El Real Madrid contraatacó sobre todo con Gordillo. El deseado gol llega en una falta en la frontal sacada en corto que Jankovic remacha ajustada, tras tocar en un zaguero, al palo izquierdo de Pfaff. El gol cambió la balanza del partido y el Bayern cede el dominio al Madrid. La eliminatoria se pudo cerrar con un remate de Tendillo. Cuando los alemanes empezaban a rehacerse llegó otra internada de Gordillo, enésimo balón al segundo palo y allí apareció Michel para volear y certificar las semifinales.

La segunda parte transcurrió sin que pasara nada hasta los minutos finales. El Bayern no tenía ideas, parecía entregado y el Madrid sólo quería que el tiempo pasara. El juego sucio de Hugo (en una acción pisó a Pfaff) y la caza alemana a sus tobillos sustituyen al fútbol. Pero el Bayern tuvo sus opciones de reengancharse a la eliminatoria. En el minuto 31 un saque largo de Pfaff a Hughes le llega al galés hasta el área, pero el remate lo manda fuera. Poco después Chendo sacó bajo palos un remate de Augenthaler. La última acción fue para el Buitre, que por centímetros no batió a Pfaff. A la tercera, cayó el Bayer. El Madrid se las vería en semifinales con el PSV.

 

Alineaciones

Ida, 2 de marzo de 1988. Bayern Múnich-Real Madrid (3-2)

BAYERN MÚNICH: Pfaff; Flick, Nachtweih, Eder, Pflugler; Matthaus, Brehme, Augenthaler, Kogl;  Wohlfarth y Hughes. Entrenador: Jupp Heynckes.

REAL MADRID: Buyo; Chendo, Tendillo, Sanchis, Camacho; Míchel, Jankovic, Martín Vázquez, Gordillo; Butragueño (Santillana 89) y Hugo Sánchez. Entrenador: Leo Beenhakker.

ESTADIO: Olímpico. 70.000 espectadores
ÁRBITRO: Paolo Casarin (Italia). Tarjetas a Wohlfarth, Flick, Gordillo y Tendillo.
GOLES: 1-0 (39) Pflugler. 2-0 (45) Eder. 3-0 (47) Wohlfarth. 3-1 (85) Butragueño. 3-1 (89) Hugo Sánchez.

 

Vuelta, 16 de marzo de 1988. Bayern Múnich-Real Madrid (2-0)

REAL MADRID: Buyo; Chendo, Tendillo, Sanchis, Camacho; Míchel, Jankovic, Gallego, Gordillo; Butragueño (Solana 89) y Hugo Sánchez. Entrenador: Leo Beenhakker.

BAYERN MÚNICH: Pfaff; Winklhofer (Michael Rummenigge 55), Eder, Augenthaler, Pflugler; Brehme, Flick, Matthaus, Kogl (Eck 69);  Wohlfarth y Hughes. Entrenador: Jupp Heynckes.

ESTADIO: Santiago Bernabéu. 100.000 espectadores.
ÁRBITRO: Alexis Ponnet (Bélgica). Tarjeta a Camacho, Chendo, Sanchis, Matthaus, Pflugler, Augenthaler y Pfaff.
GOLES: 1-0 (26) Jankovic. 2-0 (40) Míchel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here