A una semana de Kiev, la botella se ve medio llena o medio vacía

0
108
botella medio llena vacia
@realmadrid

Uno puede ver la botella medio llena o medio vacía. El Real Madrid ofreció en el Estadio de La Cerámica dos caras en su despedida de la Liga. A una seman de Kiev, sensaciones contrapuestas.  Con un primer tiempo solvente, intenso, dominante. Que se vio traducido en el marcador con goles. Primero, el de Bale. Otro golazo del galés. Maniobra de crack sin balón con una definición de cine. Luego, cabezazo imperial de Cristiano Ronaldo a pase de Marcelo. Argumentos para ver la botella medio llena.

Pudo el Real Madrid haber engordado aún más el marcador. Al Villarreal le tocó capear el temporal. Ni la olió. No inquietó el marco de Luca Zidane que tuvo su bautismo liguero en el Estadio de La Cerámica. Fue la gran novedad en el once. En la vuelta de Dani Carvajal y Cristiano Ronaldo. Y la aparición de Bale en detrimento de Benzema.

Luego, en la segunda parte, el Real Madrid echó el freno de mano. Pasó a un plan contemporizador y que pasasen los minutos. Agradeció con vistas a Kiev que el rival tomase la iniciativa y se volcase. El plan era perfecto para pillarle con espacios a la contra. Pero el Villarreal no le dio juego. Buscó el área blanca con determinación y no dejó que le pillasen por sorpresa. Los blancos tuvieron algunos errores de concentración, en la salida del balón. Además, estuvieron desconectados en ataque. Argumentos para ver la botella medio vacía.

Más argumentos para ver la botella medio llena

Ya sin Cristiano y Modric, el Villarreal empató el partido con dos futbolistas que saltaron de refresco. El primero, un golazo tras un disparo al que nada pudo hacer Luca Zidane. El segundo, tras un desajuste de Marcelo a la hora de achicar espacios. Quiso que el rival cayese en la trampa del fuera de juego, pero le habilitó por escasos centímetros.

El empate tocó el orgullo de los blancos. Y eso fue un motivo para ver la botella medio llena. Cuando el Real Madrid aprieta y va a por el partido es sinónimo de éxito.En un abrir y cerrar de ojos creó dos ocasiones. Dos chispazos que pudieron decantar el partido de su lado. Primero, con un disparo de Benzema que olió a gol, pero que fue abortado con una gran parada de Andrés Fernández. Y ya en el descuento, un remate de Lucas Vázquez que se marchó fuera por centímetros.

Esa reacción dio muestras a ver la botella medio llena. A una semana de Kiev no sabemos con qué Real Madrid nos encontraremos en Kiev. Si con el del primer tiempo ante el Villarreal o el segundo. La solución, en siete días. Por lo menos, acabó sin sobresaltos ante el Villarreal. Todos acabaron sanos, aunque hubo un par de entradas feas. A Kroos, Varane y Dani Carvajal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here