El Barca, arrollado, ridiculizado, vapuleado

0
107
psg barça cavani
PSG's Edinson Cavani celebrates after the Champion's League round of 16, first leg soccer match between Paris Saint Germain and Barcelona at the Parc des Princes stadium in Paris, Tuesday, Feb. 14, 2017. PSG won the match 4-0.

El Barça fue arrollado, aniquilado, borrado, fulminado, ridiculizado, vapuleado en El Parque de los Príncipes. El PSG le pasó por encima. El día de San Valentín. En París. Cupido lanzó sus flechas y se las clavó al Barça en las posaderas. En forma de goles. Cuatro que pudieron ser muchos, pero que muchos más. Resultado corto para los galos. Un goce, un disfrute, una delicia para el madridismo.

Fue un baile. Un baño. Un repaso en toda regla. Solo existió un equipo, Mientras el otro fue una comparsa. Una chirigota de Carnavales. El PSG mordió y jugó al fútbol. No dio ninguna opción, El Barça fue un juguete para los Rabiot, Verriott, Matuidi, Di María, Draxler, Cavani y compañía. Mientras, los jugadores del Barça fueron 11 bultos sospechosos corriendo detrás del rival. 11 pollos sin cabeza. ¿Dónde estuvo anoche el que dicen el mejor jugador del mundo? ¿Contaba el partido para el Balón de Oro? ¿Y qué hicieron sus inseparables colegas de ataque? Las trillizas. La famosa MSN fue en el Parque de los Príncipes Masacrada, Sesteada, Ninguneada. 

El Barça fue una chirigota en el Parque de los Príncipes

No hubo excusas esta vez en Can Farsa. Agarrarse a una jugada polémica. Echarle la culpa al colegiado. El Barça fue un chiste. Una chirigota. Una pantomina. Un monigote. Una banda. Piqué y el resto pueden dar gracias. Pudieron y debieron salir más escaldados del Parque de los Príncipes. Mientras, ¡qué caritas las de Iniesta, Messi! Lo decían todo. No dio ninguno pie con bola. Viendo cómo se las gasta el PSG y el tufo decante que destila el Barça no es de extrañar que ‘La Pulga’ no se deje querer por el PSG, Tiempo al tiempo.

Por su parte, Di María demostró lo jugadorazo que es. ‘El Fideo’ hizo disfrutar de nuevo al madridismo. Mientras, Draxler dio la vuelta a la tortilla. La francesa. Esta vez encandiló a los merengues, mientras los culés le bajaron de los altares y probaron la medicina del alemán. Como sus compañeros. Intensos, competitivos, solidarios, brillantes. Así jugaron los galos. Un señor equipo que entrena un pedazo de entrenador: Unai Emery.

Por cierto ¿no escuchamos los goles de Di María, el de Draxler y Cavani de RAC 1 en otros medios? No importa. Los tenemos grabados. En la  memoria. En el corazón. Me temo que como todos los culés. Tampoco vimos tuits de Piqué o Toni Freixas. Debieron perder la conexión. Como estuvo el Barça en el césped. Tampoco tenían coartada ni argumentos. Calladitos. Con el rabo entre las piernas.

Los culés tienen un dilema. Ir o no ir a la vuelta. Mientras, esta noche serán napolitanos. Tratarán de ahogar sus penas con los italianos. Veremos qué pasa en el Bernabéu. Un hueso duro de roer el equipo de Callejón, Maertens y cía para el Madrid.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here