Atracón en el Allianz para humillar al Bayern de Pep

0
199
sergio ramos bayern pep guardiola
Real's Sergio Ramos celebrates scoring his side's 2nd goal during the Champions League semifinal second leg soccer match between Bayern Munich and Real Madrid at the Allianz Arena in Munich, southern Germany, Tuesday, April 29, 2014.

No hubo dos sin tres. El Real Madrid, tras eliminar en octavos al Schalke 04 por un global de 9-1 y en cuartos al Borussia Dortmund, se enfrentó al Bayern de Pep Guardiola en semifinales, la joya de la corona de la Bundesliga. Los alemanes, por su parte, habían limpiado su ruta de ingleses, Arsenal y Manchester United. En el hall de la final que se iba a disputar en Lisboa, tocaba, lo que se dice, una final anticipada.

Enfrente no iba a estar el Bayern de siempre. O sí, pero con el plus de estar cambiando eso que se llama modelo. Los herederos de Beckenbauer se habían echado en en los brazos del cruyffismo de Guardiola. La 13-14 era la primera temporada del extécnico blaugrana. También era la primera de Ancelotti en el Real Madrid. Su llegada también venía con un cambio de rumbo, del sargento de hierro Mourinho al libreto de Carletto.

El italiano no pudo contar en la ida de salida con un Bale griposo, aunque sí con un Cristiano bajo algodones. Eso le permitió afrontar el encuentro con un 4-4-2. También prefirió a Coentrao en detrimento de Marcelo buscando un perfil más defensivo para detener a Robben. La cuestión es que de inicio, aun jugando la ida en el Bernabéu, el balón empezó en las botas del Bayern. Normal estando en el banquillo Pep, anormal en la historia de enfrentamientos entre ambos equipos. Los alemanes llamaron tres veces a la puerta de Casillas, pero el gol se lo llevó el Madrid en la primera ocasión que tuvo.

 

Dominio muniqués, ocasiones blancas

Cristiano ejerció de lanzador sobre un Coentrao que le ganó la espalda a Rafinha. Su pase lateral raso encontró a un Benzema lanzado que batió fácilmente a Neuer en el segundo palo. El partido entró en la fase de manoseo del esférico por parte alemana y contras blancas, alguna especialmente peligrosa e inexplicablemente perdonadas por Cristiano y Di María. Con un pelín de tranquilidad los de Pep hubieran acabado defenestrados antes del descanso.

La dinámica tras el intermedio continuó igual. Neuer tenía más trabajo que Casillas, aunque el balón rondaba más el área blanca. Gotze tuvo la ocasión más clara para empatar, pero Iker volvió a estar providencial.

Guardiola incendió la vuelta cuando dijo que “he leído y escuchado en Madrid que están en la final y que la han ganado“.  Evidentemente los blancos no la habían ganado (lo harían después ante el Atlético), pero lo que sí hicieron en el Allianz es evitar el agobio de los primeros minutos que sufrieron en el Bernabéu.

 

Sergio Ramos, el káiser el área… alemana

El Madrid funcionó como un equipo, con la BBC solidarizada en defensa. Por ello, las primeras ocasiones fueron blancas. Una salida de Neuer allende el área terminó con un balón en las botas de Bale, pero el galés no acertó desde tan lejos con la vacía meta bávara.

La cuestión es que la formación de Guardiola no había inquietado a Casillas cuando Sergio Ramos sobrevoló sobre la zaga muniquesa para cabecear violentamente un córner botado por Modric. No habían digerido los locales aún el primer misil aéreo cuando desde el costado derecho Di María botó una falta sobre el área. Pepe peinó y Sergio Ramos en semiplancha puso el 0-2.

Seguía sin haber noticias de ese Bayern de tiquitaca cuando la BBC ejecutó el contragolpe perfecto, escalonado como jugadores de rugby, ejerciendo Benzema de lanzador, Bale se corredor  y Ronaldo de ejecutor. El final a tantas derrotas y a tantos sinsabores en Múnich tenía tintes de bomba atómica, de victoria que trascendía por su contundencia. No solo en ataque, también en defensa, porque Casillas fue un espectador en primera fila del buen hacer de sus compañeros en tareas defensivas.

El colofón final fue el último tanto de Cristiano, por debajo de la barrera alemana y con Neuer petrificado. En Múnich todos esperaban una sinfonía de autor guardiolesca y lo que vivieron fue un concierto blanco.

 

Alineaciones

Ida, 23 de abril de 2014. Real Madrid-Bayern Múnich (1-0).

REAL MADRID: Casillas; Carvajal, Pepe (Varane 73), Sergio Ramos, Coentrao; Di María, Modric, Xabi Alonso, Isco (Illarramendi 82); Benzema, Cristiano Ronaldo (Bale 73). Entrenador: Carlo Ancelotti.

BAYERN MÚNICH: Neuer; Rafinha (Javi Martínez 66). Boateng, Dante, Alaba; Robben, Lahm, Schweinsteiger (Thomas Muller 74), Kroos, Ribery (Gotze 72); y Mandzukic. Entrenador: Pep Guardiola.

ESTADIO: Santiago Bernabéu. 79.283.
ÁRBITRO: Howard Webb (Inglaterra). Tarjeta a Isco.
GOL: 1-O (19) Benzema.

 

Vuelta, 29 de abril de 2014. Bayern Múnich-Real Madrid (0-4)

BAYERN MÚNICH: Neuer; Lahm, Boateng, Dante, Alaba; Robben, Kroos, Thomas Muller (Pizarro 72), Schweinsteiger, Ribery (Gotze 72); y Mandzukic (Javi Martínez 46). Entrenador: Pep Guardiola.

REAL MADRID: Casillas; Carvajal, Pepe, Sergio Ramos (Varane 75), Coentrao; Bale, Modric, Xabi Alonso, Di María (Casemiro 84); Benzema (Isco 80) y Cristiano Ronaldo. Entrenador: Carlo Ancelotti.

ESTADIO: Allianz Arena. 68.000
ÁRBITRO: Pedro Proença (Portugal). Tarjetas a Dante y Xabi Alonso.
GOLES: 0-1 (16) Sergio Ramos. 0-2 (20) Sergio Ramos. 0-3 (34) Cristiano Ronaldo. 0-4 (90) Cristiano Ronaldo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here