¡Así, así, así gana el Madrid!

0
66
asi gana el madrid isco morata molinon
@realmadrid

¡Así, así, así gana el Madrid! se pudo escuchar nuevamente en El Molinón. En el estadio donde en 1979 nació ese latiguillo usado para desmerecer las victorias blancas. Un grito de guerra que luego acuñó la hinchada blanca para festejar y sacar pecho por los triunfos cosechados a través de la épica y en tardes o noches gloriosas.

En Gijón se entontó nuevamente la canción de marras no por un posible penalti sino tras ver Lillo la tarjeta amarilla  por un rifi rafe con Morata. A la tercera fue la vencida. El lateral se libró de la amonestación tras un agarró a Sergio Ramos dentro del área y una patada  alevosa a Marco Asensio sin dar muestras de querer jugar el balón.

La hinchada gijonesa quiso tener su minuto de gloria. Puso el listón muy bajo y recurrió al fácil recurso de ampararse con ese cántico que compite con el ¡Asturias, patria querida!   como legado en popularidad astur para el resto de latitudes. Una manera de querer desahogarse La Mareona el sábado por la frustración de impotencia. Ver al equipo de sus amores en Segunda.

En Gijón, nuevo triunfo blanco al límite. Isco lo certificó en el minuto 90. ¡Cómo no apareció el recurso barato de otra victoria madridista con flor!. Una manera más para tratar de desprestigiar a los blancos. Una victoria labrara por la fe, peleada hasta el último minuto, trabajada hasta la última gota de sudor. Y encima, con una genialidad. Con un golpe de talento. ¿Es eso flor? ¡Así, así, así gana el Madrid! 

 

Minuto 90, así gana el Madrid

Lo que pasa es que molesta que el Real Madrid gane. Y encima en los últimos minutos. Sus antis se llevan el gran chasco tras haberse hecho ilusiones del traspiés. En el fondo es pura envidia. Ya les gustaría que su equipo favorito hiciese lo mismo. El cuadro blanco confía en sus posibilidades, lo da todo hasta el pitido final. Otros se aferran a la literatura barata  menottista de darlo todo, pero faltan los hechos. Y cuando lo hacen se llevan parabienes y para nada se habla de flor o potra.

En Gijón, el Madrid mereció haber consumado la victoria mucho antes. Fue por cuestión de centímetros. Los que le faltaron a Lucas Vázquez, Nacho y Morata en la misma acción,. Danilo y James Rodríguez en sus remates.

Cierto que el Madrid tiene calidad de sobra para solventar antes los partidos. Pero estos se ganan en el momento oportuno. Últimamente, el Real Madrid ha elegido ganar así. En los minutos finales. Así saben mucho mejor, aunque se logren a base del sufrimiento de sus seguidores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here