El Real Madrid lleva 115 años de ‘fracasos’

0
146
fracasos real madrid tifo bernabeu reyes de europa

Andan especialmente felices en estas horas los que habitualmente disfrutan más de los males ajenos que de los triunfos propios. Los últimos buenos años entre los que se trasladan de estadio este verano y los que han vivido la mejor época de su historia no han servido para cambiarles el chip.

Sí, han eliminado al Real Madrid de la Copa. Y los antimadridistas hablan de fracaso. Son más felices que si hubieran ganado la Champions. Y les doy la razón. Es cierto, el mejor equipo del siglo XX, el campeón de Europa y del mundo, el ÚNICO que puede reeditar el título continental lleva toda su vida fracasando. Porque en 115 años (en realidad 61, desde 1956), NUNCA hemos conseguido el triplete. Y tampoco nos ha ido tan mal. Porque tienen razón, es el día de sacar las 11 Champions frente a las 5 Champions y 2 tripletes azulgranas. Yo no cambio los fracasos blancos por sus tripletes.

Hasta hace poco, al principio de la temporada, nadie hablaba tripletes. Simple y llanamente se decía que el Real Madrid aspiraba a todo, pero no se le ponía nombre. Ahora, en la era del márketing y de las redes sociales es haberlo dicho Zidane en una rueda de prensa y le ha caído la mundial. Es el problema de la sinceridad y su sonrisa amable. Si uno dice que quiere ganar el torneo de la galleta no pasa nada. Si dice que el objetivo es el triplete le cae de todo. El fracaso, lo que el madridismo no hubiera perdonado, era haber tirado la Copa.

Sí, caímos en la Copa, como tantas otras veces. Pero lo hicimos de pie. El equipo, la mayor parte de él, compitió y siempre estuvo cerca del objetivo. No fue un gran partido ni ha sido una gran eliminatoria, pero la tuvimos en la mano. Tampoco es cuestión de decir si este o aquel hubiera hecho esto o aquello. Ocasiones tuvimos para pasar y es lo que pasa con la suerte. A veces te sonríe y a veces te da la espalda. Ha tocado lo segundo y no pasa nada.

 

Hora de ser fuertes

Es ahora el momento de ser más fuertes, sobre todo psicológicamente. Hay que afrontar el partido contra la Real, posiblemente el más importante hasta el día del Nápoles. Es el momento de dar la cara, tanto los jugadores como el Bernabéu, que debe arropar al equipo. Por que la Real es un buen equipo, porque hay que mantener el liderato y dar un golpe en la mesa, un aviso a navegantes.

La plantilla, sin alzar la voz, está sorteando con nota una temporada complicadísima. No hay partido en el que tenga dos o tres bajas en el parte médico. No es una excusa, es un hecho. Pese a ello y sin quejarnos seguimos ahí.

El Barcelona coge una neumonía sin Messi (sumó 4 puntos en los tres partidos de Liga que ha faltado) y un resfriado de aúpa cuando se ausentan Iniesta y Piqué. El Atlético vive de las rentas de Griezmann. En cambio, el Madrid lleva 18 partidos de Liga, 6 de Copa, otros 6 de Champions y tres en otras competiciones. 33 partidos en total. ¿Saben cuántos ha jugado con el once de gala? NINGUNO. Si acaso, y sin Keylor, no juega con los 10 de campo desde el 14 de septiembre ante el Sporting de Lisboa.

El Madrid lleva seis meses, desde agosto, que ha lidiado contra todo. Ha jugado sin su futbolista de mayor desborde (Bale), sin su faro (Modric), sin su ancla (Casemiro), sin su flor (Sergio Ramos). Empezó la temporada sin su portero titular y está dosificando a su estrella. Ahora está sin sus laterales. Y pese a todo es líder de la Liga, con uno y dos puntos de ventaja y no lo olvidemos, con un partido menos. Menudos fracasos.

 

Calendario a favor

Y un detalle no menos importante, el calendario juega a nuestro favor. Los cuatro que le siguen pasan por el Bernabéu en la segunda vuelta. Sí, empezando este fin de semana por el más alejado, la Real Sociedad, y siguiendo por Atlético (jornada 31, principios de abril), Barcelona (jor. 33) y Sevilla (jor. 37). El Madrid es el único equipo que no ha perdido aún en casa junto a Las Palmas.

En cambio, nuestro inmediato seguidor, el Sevilla, juega casi todo fuera. Derbi sevillano a domicilio, Manzanares, Nou Camp y Bernabéu. Me da que la Liga puede hacérsele demasiado larga. El Barcelona, además de visitarnos, también tiene que ir al Calderón. El Atlético, con todos los respetos, bastante tiene con después de hacer la peor primera vuelta de la era Simeone centrarse en lograr la tercera plaza. Eso sí, salvo la visita al Bernabéu, recibe a todos los rivales directos y puede convertirse en un aliado.

Los títulos se pueden perder en enero (como nos ha pasado con la Copa), pero se ganan en abril y mayo. A esa época es a la que hay que llegar vivo, tanto en el campeonato doméstico como en la Champions.

 

Crítica constructiva a Zidane

Por último. No es antimadridista ser crítico ni decir que Zidane, aparte de sus aciertos, tiene sus fallos. Es lo que se llama crítica constructiva. Ver lo que se hace mal para mejorarlo. Uno puede admitir por buena su apuesta de dar confianza a Danilo o a Benzema en detrimento de Lucas Vázquez, Morata o Mariano. Al primero hay que desearle que tenga algún momento de gloria (quién sabe si puede ser en un futuro un héroe aunque sea por accidente) y que Zizou hace bien en que intente ganar autoestima lejos de los focos del Bernabéu. Lo bueno de las rachas de mala suerte es que como le pasa a las buenas, también algún día se acaban. Aún quedan muchas batallas este año y no es cuestión de perder soldados más aún con la enfermería llena.

Lo de la fijación con su compatriota puede herir al resto de la plantilla. La confianza con Karim debería haber terminado sobre el minuto 60. ¡Qué menos que media hora de cuartelillo para gente con más hambre! Nadie discute la clase del francés, pero a veces se necesita otras cosas y otros revulsivos. A Zidane, que tiene todo nuestro apoyo, le falta hacer una buena gestión temporal, más que de recursos humanos, de las sustituciones.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here