El alcalde menos Caballero de España está en Vigo

0
85
abel caballero alcalde celta vigo

Abel Caballero, el alcalde de Vigo, se ha gustado. Ya sabemos que a cualquier político le gusta más un micrófono que un caramelo a un niño. El edil gallego no ha perdido oportunidad desde el pasado sábado de atizar y acusar públicamente de todo y más al Real Madrid. Se ha gustado tanto que se ha pasado de frenada.

En primer lugar, poco se puede decir ante un evento de fuerza mayor. Si los técnicos municipales realizan un informe no cabe otra al responsable político que hacerles caso. Lo que habría que discutir, y mucho, es si se podría haber hecho algo con anterioridad. Las deficiencias en Balaídos no son de hace una semana. Ni son por culpa del temporal que las ha puesto en primera plana. Las deficiencias se remontan a ¡diciembre de 2013!… Y como no se ha hecho nada desde entonces no quedó otra que impedir su utilización. Porque arreglar eso sí era responsabilidad del señor alcalde. Pero claro, que no se haya resuelto tampoco es culpa suya. Es de otros que pusieron un recurso hace unos días a finales de enero de este mismo año. Pero la pregunta es ¿qué ha hecho el Ayuntamiento de Vigo con esta grada en 2014, 2015 y 2016?

Por otro lado, y pese a que se apropie de la decisión, el Ayuntamiento de Vigo no es quien para suspender un partido. Lo más que puede hacer es decir que en su campo no se juega. Esto es algo muy distinto a arrogarse la potestad de que es él, el alcalde, quien suspende el partido. Eso es decisión de otras instancias.

Al mediodía del sábado el señor Caballero decía que no se disputaba el partido. Pero no fue hasta ocho horas después cuando la LFP publicó un comunicado en el que daba oficialidad a la suspensión. Según su nota “LaLiga y el Real Club Celta han dado traslado de dicho informe (del Ayuntamiento de Vigo) a la RFEF”. Señor Caballero, usted no suspendió el partido por mucho que lo pregone a los cuatro vientos.

 

Se suspende el viaje cuando se le comunica la ‘oficialmente’ la suspensión

A todo esto, parece que nadie, ni el Ayuntamiento ni el Celta ni la LFP informó oficialmente al Real Madrid. O al menos no lo hicieron público. Así se deduce de que el club blanco, en su página web, habla de la suspensión “según el comunicado de LaLiga”. Hasta el operador televisivo tuvo conocimiento de la decisión antes que uno de los afectados. El sábado, a las 21.20, es cuando el Real Madrid cancela el viaje que tenía previsto para la mañana del domingo.

Y llega entonces la parte más delirante de esta historia. Que el Real Madrid preguntara por posibles soluciones el señor Abel Caballero lo transforma en “presiones impropias”. Parece que al señor alcalde no se le puede preguntar. Ni siquiera cuando no tiene la deferencia (que no obligación) de comunicárselo al Madrid. Como se lee en el comunicado que el club blanco emitió el lunes se habla de que “tras conocerse la posibilidad de suspenderse el partido, con más de 30 horas de antelación“.

El señor alcalde confunde a una institución como el Real Madrid con lo que hayan podido publicar ciertos sectores mediáticos blancos y sobretodo antimadridistas. A estos últimos se les hizo la boca agua con la crítica fácil al único que buscaba soluciones. Mientras, otros, defendiendo legítimamente sus intereses –como el Madrid los suyos-, denegaban todas las opciones propuestas. Y el alcalde feliz, recrudeciendo sus ataques al Madrid hasta la misma mañana del martes. Porque claro, si el Madrid, harto ya de tanta crítica torticera, se defiende, para el señor alcalde el “Madrid pierde prestigio”. Lo dice él, el presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias, es decir, quien representa a todos los alcaldes. El señor Caballero, todo un exministro de este país, sí que se ha olvidado de lo que es el prestigio institucional.

 

El Alavés no existe para el señor alcalde

Curiosamente, e incluso antes de que se suspendiera oficialmente, fue el Alavés el que públicamente pidió el sábado a las 16.43 en su comunicado que la “Liga de Fútbol Profesional valore todas las opciones posibles, tales como acotar las zonas del estadio que puedan poner en peligro la seguridad de los espectadores y jugadores, o la posibilidad de disputar el encuentro en otra localización”. Pero para el alcalde vigués sólo el Madrid presionaba, sólo el Madrid estaba en su punto de mira. A eso se le llama demagogia y populismo.

Por cierto, el señor Caballero también es el alcalde de una ciudad donde hay dos peñas madridistas y miles de aficionados o simpatizantes blancos viven en su ciudad. Está en su derecho de ser celtiña y hasta de sacar pecho por eliminar de la Copa al campeón del mundo. Pero como alcalde de todos los vigueses debería ahorrarse bravuconadas, chascarrillos, socarronerías y demás lindezas hacía otros equipos.

Evidentemente el Madrid no estaba parado, buscaba soluciones. En ese brainstorming o tormenta de ideas acelerada que tuvo el Madrid hubo algunas buenas y otras no. Pero lo que no se puede penalizar es pensar y proponer, que es lo que no le ha sentado bien al señor edil con tintes dictatoriales del aquí “se hace lo que yo diga y punto”. Al fin y al cabo, el alcalde vigués se ha hecho una buena campaña de márketing. El marrón por no haber tenido un estadio a punto se lo ha dejado a otros, principalmente a la Liga. Una Liga que ni sabe ni contesta (y que quería que se disputara el partido pero se ha ido de rositas de los dardos del mandatario vigués). Tebas también ha quedado retratado.

 

La solución menos mala se ha dejado pasar

Al señor alcalde no se le ha oído decir que la mejor solución, o al menos la menos mala, era posponer el partido de semifinal de Copa de hoy miércoles y jugar el partido de Liga. El Celta se negó y puede que se arrepienta con el tiempo. Si nos ponemos en el peor de los casos, que el Celta llega a la final de la Liga Europa, podría haberse jugado la semifinal el 17 de mayo, diez días antes de la final (e incluso posponerse este último partido a junio). ¿No es mejor eso que jugar un encuentro de Liga a una jornada del final y que puede afectar a terceros que luchen por la Liga o por plazas europeas? ¿No es mejor eso que dejar la solución al pairo de posibles eliminaciones europeas? Esto último es a lo que tiende LaLiga, a jugar a la ruleta rusa.

Porque como ocurra eso, si al final el Celta-Real Madrid se juega el 17 de mayo, lío habemus otra vez porque uno, los dos e incluso terceros se jugarán algo aquel día. Y lloverán otra vez las críticas contra el Real Madrid desde otras ciudades. Se hablará de lo indecente es que el Madrid tenga el “comodín del partido antes de la última jornada”.

 

El Madrid paga la voracidad de otros

Parece que el Madrid es el culpable de todo cuando es la principal víctima de la mala planificación de otros estamentos mucho más voraces con don Dinero. Parece que en este país no hay gotas frías, nevadas que cortan carreteras o cierran aeropuertos o vientos huracanados que derriban torres de electricidad y se llevan tejados. LaLiga, la Federación, la UEFA y la FIFA exprimen el calendario al máximo sin dejar un resquicio para imprevistos. La UEFA acapara hasta cuatro fechas para jugar los octavos de final de la Liga de Campeones además de impedir que haya partidos en sus horarios. La FIFA monta Mundialitos y al igual que su confederación europea amplía fechas para eternas eliminatorias de selecciones. La Federación (y los clubes y las televisiones) quieren Supercopa y Copa a doble partido. Todos quieren exprimir el pastel y comerse hasta las virutas del mantel.

Porque también está coleando el partido y el horario del encuentro contra el Valencia. ¿No podrían haber hecho que el Real Madrid –o al Barcelona u otro si llega el caso- quedara exento de los dieciseisavos de Copa por jugar el Mundialito? Aquel 26 de octubre, que era una fecha libre, hubiera sido un gran día para jugar el Valencia-Real Madrid. Pero no, se jugó un Cultural-Real Madrid. Ya me dirán qué gracia va a hacer a espectadores y telespectadores ver el partido del miércoles 22 de febrero a las 18:45. Pero el Madrid seguro que es el culpable por jugar el Mundialito y encima ganarlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here